Más allá de ser favorito

La selección de México se enfrenta a Chile en los octavos de final de la Copa del Mundo Sub 17, en busca de mantener el sueño de su tercer título 

Selección Mexicana en el Mundial Sub 17
Selección Mexicana en el Mundial Sub 17 (Tomada de www.miseleccion.mx)

Ciudad de México

En la selección mexicana Sub 17 hay una regla que no se rompe, si el equipo no gana, está prohibido poner música de banda al término de cualquier encuentro. Para incrementar la intensidad previa a cada cotejo, es con el género electrónico con el que se enfocan en vencer al siguiente rival. Así lo determinó la plantilla y el cuerpo técnico que encabeza Mario Arteaga. Por ello, esta tarde, más que ninguna otra, el deseo de una nación es que este juvenil grupo terminé entonando canciones de La Arrolladora, el grupo favorito de la mayoría.

"Así lo acordamos desde antes de que se diera la lista final para la Copa; escuchar música de banda nos recuerda a nuestras novias, y es por eso que el cuerpo técnico, tratando de que no nos distraigamos, nos prohíben escuchar este tipo de canciones antes de los juegos. En cambio, si ganamos, podemos escuchar todo tipo de rolas de este género; es un buen trato", comentó en la concentración del cuadro nacional el lateral Ulises Torres, previo a viajar a Chile.

Este miércoles, la escuadra infantil se medirá ante su similar de Chile, el anfitrión del Mundial, en un encuentro en el que los tricolores son amplios favoritos, luego de calificar hasta los octavos de final como líderes del Grupo C, al vencer a Argentina y Alemania, y al conseguir un empate sin goles contra Australia. Los andinos, por su cuenta, tratarán de imponer condiciones utilizando su localía como el mayor atributo; ingresaron a la ronda de eliminación directa gracias a ser uno de los mejores terceros lugares de la clasificación.

"Para ser campeón del mundo tienes que enfrentar al que sea y ganarle, nosotros venimos a eso, a medirnos ante cualquier equipo, a hacer lo que mejor sabemos que es jugar al futbol al máximo nivel competitivo y vamos a tratar de mantener el trabajo que venimos realizando desde hace dos años y ya pensamos en Chile, que será un rival complejo", dijo Joaquín Esquivel, el capitán de México.

La pegada y el despliegue futbolístico que mostró el cuadro nacional son los argumentos que más ilusionan a sus seguidores de cara al duelo frente a los sudamericanos.

Con cuatro goles a favor y uno en contra, México es un escuadrón equilibrado, pero ofensivo; dentro de sus figuras destacan individualidades que le dan equilibrio y músculo al desempeño colectivo.

LOS BALUARTES

El arquero Abraham Romero es uno de los menos goleados de la Copa; debajo de los tres postes, por su físico y estampa, emula a un viejo conocido, Oswaldo Sánchez, con el que además de posición, admira con vehemencia, al que, atajada tras atajada, intenta acercarse.

"Vengo de una familia muy humilde, en la que me enseñaron a trabajar por lo que quiero y lo que ahora deseo es conseguir el título del Mundial. Representar a México es una oportunidad muy valiosa, y lo hago con un orgullo enorme, este es mi país y quiero poner su nombre en alto. Crecí admirando a Oswaldo Sánchez, pensando en hacer las cosas tan bien como él", comentó el oriundo de Veracruz, pero que creció en los Estados Unidos; se formó en las filas del LA Galaxy.

El capitán Joaquín Esquivel y zaguero central, también ha destacado, sobre todo en el último encuentro con Alemania. En el medio campo México ha encontrado a otro baluarte: Pablo López (Pachuca); se desempeña como un contención defensivo con doble función; su trabajo en el Mundial ha sido destacado por la prensa extranjera.

"Espero aportarle al equipo, hacer mi trabajo y cumplir con la confianza; si me tocan jugar 10 minutos, los aprovecharé al máximo", dijo el Balón del Oro del Premundial Sub 17.