Ríos, listo para el viernes

Andrés se convertiría en el último refuerzo del América de cara al Clausura 2014; el atacante arribaría para apuntalar la ofensiva que ahora dirige el Turco, luego de brillar en el futbol de Ecuador

Andrés Ríos
Andrés Ríos

Ciudad de México

Luego de barajarse nombres como los de Pablo Aimar, Darío Cvitanich y Andrés Ríos, fue el tercero en mención el elemento que llegaría este viernes al Nido, para ponerse bajo las órdenes de Antonio Mohamed y así enfundarse con la indumentaria del América, su cuarto club como profesional. El atacante argentino arribará a Coapa, luego de pasar algunos meses en las filas del Deportivo Cuenca de Ecuador, escuadra en la que estuvo a préstamo por parte del River Plate de Argentina, equipo dueño de sus derechos federativos, y en la que destacó gracias a su contundencia.

En su país, medios que cubren la actualidad del equipo Millonario definen a Ríos como un jugador desequilibrante, que aporta dinámica y velocidad al ataque, pero que le cuesta regresar y realizar coberturas defensivas, y que no se compromete; pero no todo es malo, así como es constante en las incorporaciones e incluso en la creación de juego, aseguran que Andrés Lorenzo gusta de los tiros de media distancia y de botarse hacia las bandas para mandar centros al área rival, por lo que su llegada le brindaría más herramientas ofensivas a las Águilas del Turco.

CON POCA SUERTE
Andrés Lorenzo debutó en el 2007 en la Primera División argentina, luego de escalar en las categorías inferiores del cuadro Millonario por algunos años. Ríos destacó durante sus primeros certámenes con las Gallinas, pero poco a poco se fue relegando y perdiendo el protagonismo que adquirió de manera prematura. El atacante culminó su primera etapa con su alma mater en el 2011 y emprendió rumbo hacia Europa, donde el Wisla Cracovia de Polonia le abrió las puertas, pero ni el clima ni el idioma favorecieron a El Vechi; solo una temporada (2010-2011) duró su aventura en el Viejo Continente.

Para mediados del 2011, Andrés regresó a River, cuadro con el que le tocó sufrir nuevamente, pues no solo  fue complicado encontrar un lugar en la oncena titular; Ríos formó parte de la plantilla que vivió el descenso en el 2012, suceso histórico para el conjunto argentino. Para diciembre de ese año, el también llamado Lorencito, emigró una vez más de su país, al no encontrar cabida, pero en esta ocasión se marchó para enrolarse con el Deportivo Cuenca de Ecuador.

Con el Escuadrón Rojo, Ríos vivió lo que nunca durante su carrera: el atacante se hizo de un papel estelar con el cuadro ecuatoriano, gracias a la confianza de Edgar Ospina, entrenador del equipo, y marcó 23 anotaciones durante 40 cotejos que disputó durante dos torneos cortos, por lo que atrajo el interés de varios equipos, entre ellos el América. Por parte de la directiva azulcrema, pese al hermetismo que se ha manejado en días pasados respecto al arribo de Andrés Lorenzo, fuentes cercanas confirmaron el fichaje del futbolista de 24 años, debido a un acuerdo entre esta y los dirigentes del River.

Ríos, listo para el viernes
Andrés se convertiría en el último refuerzo del América de cara al Clausura 2014; el atacante arribaría para apuntalar la ofensiva que ahora dirige el Turco, luego de brillar en el futbol de Ecuador

Rubén Guerrero/
Ciudad de México

Luego de barajarse nombres como los de Pablo Aimar, Darío Cvitanich y Andrés Ríos, fue el tercero en mención el elemento que llegaría este viernes al Nido, para ponerse bajo las órdenes de Antonio Mohamed y así enfundarse con la indumentaria del América, su cuarto club como profesional. El atacante argentino arribará a Coapa, luego de pasar algunos meses en las filas del Deportivo Cuenca de Ecuador, escuadra en la que estuvo a préstamo por parte del River Plate de Argentina, equipo dueño de sus derechos federativos, y en la que destacó gracias a su contundencia. 

En su país, medios que cubren la actualidad del equipo Millonario definen a Ríos como un jugador desequilibrante, que aporta dinámica y velocidad al ataque, pero que le cuesta regresar y realizar coberturas defensivas, y que no se compromete; pero no todo es malo, así como es constante en las incorporaciones e incluso en la creación de juego, aseguran que Andrés Lorenzo gusta de los tiros de media distancia y de botarse hacia las bandas para mandar centros al área rival, por lo que su llegada le brindaría más herramientas ofensivas a las Águilas del Turco. 

CON POCA SUERTE
Andrés Lorenzo debutó en el 2007 en la Primera División argentina, luego de escalar en las categorías inferiores del cuadro Millonario por algunos años. Ríos destacó durante sus primeros certámenes con las Gallinas, pero poco a poco se fue relegando y perdiendo el protagonismo que adquirió de manera prematura. El atacante culminó su primera etapa con su alma mater en el 2011 y emprendió rumbo hacia Europa, donde el Wisla Cracovia de Polonia le abrió las puertas, pero ni el clima ni el idioma favorecieron a El Vechi; solo una temporada (2010-2011) duró su aventura en el Viejo Continente.

Para mediados del 2011, Andrés regresó a River, cuadro con el que le tocó sufrir nuevamente, pues no solo  fue complicado encontrar un lugar en la oncena titular; Ríos formó parte de la plantilla que vivió el descenso en el 2012, suceso histórico para el conjunto argentino. Para diciembre de ese año, el también llamado Lorencito, emigró una vez más de su país, al no encontrar cabida, pero en esta ocasión se marchó para enrolarse con el Deportivo Cuenca de Ecuador. 

Con el Escuadrón Rojo, Ríos vivió lo que nunca durante su carrera: el atacante se hizo de un papel estelar con el cuadro ecuatoriano, gracias a la confianza de Edgar Ospina, entrenador del equipo, y marcó 23 anotaciones durante 40 cotejos que disputó durante dos torneos cortos, por lo que atrajo el interés de varios equipos, entre ellos el América. Por parte de la directiva azulcrema, pese al hermetismo que se ha manejado en días pasados respecto al arribo de Andrés Lorenzo, fuentes cercanas confirmaron el fichaje del futbolista de 24 años, debido a un acuerdo entre esta y los dirigentes del River.