Darwin encareció el mercado: Jorge Vergara

El monto que pagó América a Santos por Quintero repercutió en el precio de los jugadores que se negociaron en el Régimen de Transferencias del futbol mexicano, señaló el dueño de Chivas 


Darwin Quintero, refuerzo del América
Darwin Quintero, refuerzo del América (Mexsport)

Ciudad de México

Jorge Vergara no solo explicó la dificultad que tienen para contratar refuerzos, la cual no pasa por lo económico, sino también el por qué el valor de los futbolistas se incrementa; de eso, dijo, la culpa la tiene la compra de Darwin Quintero, quien disparó el mercado mexicano.

"El mercado se infló esta temporada por lo que pagaron por Darwin y los otros tres jugadores, y los demás dueños de los equipos dicen: 'si Darwin vale eso, el mío vale tanto', y se inflaron los precios. Se dice por ahí que (por Quintero, América pagó) 18 millones", dijo en entrevista con ESPN.

Durante el Régimen de Transferencias de la Liga MX, el equipo rojiblanco preguntó por los servicios de Javier Cortés, Carlos Peña, José Juan Vázquez y Alan Pulido.

"No es por falta de recursos que no nos reforzamos, es por falta de jugadores. A Oribe Peralta lo buscamos ocho años seguidos, Santos no lo quiso vender. Desde que reforzó a Chivas en Libertadores lo perseguimos, los tratamos de convencer y ni si quiera nos dijeron 'ofrezcan más dinero (que América)', ya estaba hecho el trato".

Agregó que "es un negocio y es un mercado. Nos cuesta mucho que nos vendan; fuimos por Edwin Hernández y está totalmente intransferible, lo mismo que Hiram Mier, le hicimos nuestra lista a Santa Claus y no quieren soltarlos".

El directivo hizo hincapié en que el dinero no es problema para muchas instituciones y, por ello, es difícil que vendan a un jugador si lo contemplan en su plantilla.

"No estamos en condiciones iguales, a la gente que le queremos comprar no le interesa el dinero, porque tienen mucho: en el caso de Toluca, Tigres, al América ni lo cuento, pero Santos tenía, ya no tiene tanto, son equipos que difícilmente los tienta el dinero.

"Pedimos a Pulido tres años y no pudimos lograrlo; perseguimos a Salcido y lo tuvimos que lograr por una cantidad exorbitante de dinero, porque al final de cuentas no tiene esa necesidad. No competimos en igualdad de circunstancias, pero es la que nos tocó, y lo que tenemos que hacer es fortalecernos en actitud".