Gloria, limbo e infierno

Los cuatro grandes del futbol mexicano tienen objetivos claros para el 2015, América va por el bicampeonato; Cruz Azul y Pumas son una incógnita y Chivas tiene como misión alejarse del descenso

América, Chivas, Pumas y Cruz Azul son los cuatro grandes del futbol mexicano
América, Chivas, Pumas y Cruz Azul son los cuatro grandes del futbol mexicano (Especial )

Ciudad de México

La Liga MX inicia este viernes y el torneo de Clausura 2015 será una oportunidad para los denominados 'cuatro grandes' para lograr sus objetivos, los cuales van desde repetir un campeonato, hasta salir del letargo o evadir un posible descenso.

AMÉRICA

En Coapa los propósitos de Año Nuevo quedaron bien establecidos desde hace unos días. La directiva no pestañeó, no se echó a celebrar el campeonato, lo hizo de manera justa y rápida, pero de inmediato puso manos a la obra en el nuevo proyecto.

Las Águilas parten como el equipo favorito para ganar la corona del futbol mexicano, tienen esa etiqueta porque al equipo campeón lo fortalecieron en posiciones clave, la gente que dejó el club tiene sustitutos de calidad probada y toda la plantilla ya trabaja bajo las órdenes del cuerpo técnico.

La inversión de la directiva es el mensaje claro de que quieren mantener el protagonismo. La contratación de Gustavo Matosas luce como una apuesta a la seguridad y a un estilo que enamore a su tribuna. El entrenador uruguayo ganó mucho crédito en su paso por León y no ha huido al compromiso de hacer un equipo intenso que tenga como meta principal ofender.

Por si fuera poco, se dio la llegada de tipos a los que cualquier equipo quisiera en sus fi las. Darwin Quintero es garantía de tener un hombre punzante en ataque, Cristian Pellerano cuenta con la capacidad para dar equilibrio en el medio campo.

Darío Benedetto llega como complemento de Oribe y los goles que marque serán bien valorados, tomando en cuenta que Luis Gabriel Rey no convirtió ni uno solo gol el curso pasado. Miguel Samudio llegará para cubrir la banda izquierda, no es el sitio que deja Layún, porque el jugador mexicano acabó jugando como volante y Osmar Mares patrullaba la lateral izquierda.

América está bien compensado en todas las líneas, dentro del grupo se percibe buena química con el trabajo de Matosas.

A nivel directivo hay confianza en que todo salga conforme lo planeado. Esa será la exigencia del entorno, porque el equipo ha sido potenciado para mantener la inercia del curso pasado. Si las Águilas de Mohamed fueron líderes la mayor parte del torneo, el plantel que se la ha conformado a Matosas debe rondar y superar los registros del curso pasado, además de mejorar la parte estética.

América luce como el equipo a vencer, siempre se dice en Coapa que el resto de equipos les juega diferente, eso no deberá importar, sea quien sea y sin importar el campo en el que se juegue, las Águilas tienen un título que defender y otro en el cual pensar, pues también tendrán la obligación de ganar la Concachampions y asistir al Mundial de Clubes. La exigencia no es mucha, es el escenario normal de cada torneo.

PUMAS

Luego de varios torneos dando tumbos, en Pumas quieren que en el 2015 exista estabilidad, tanto en lo futbolístico como en lo anímico. El cierre del certamen pasado ilusiona a la afi ción, a que el desempeño de su escuadra mejorará a lo exhibido con anterioridad. El regreso de Guillermo Vázquez, después de poco más de dos años, y para dirigir a partir de la sexta jornada, le devolvió tranquilidad a la plantilla y buenos resultados en el campo; en 14 encuentros que dirigió, solo sumó dos derrotas y clasificó al club a la Liguilla, mostrando, incluso, un volumen ofensivo en el juego colectivo.

Para este primer semestre, la directiva encabezada por Antonio Sancho, respaldó el trabajo de Memo y le complacieron con cuatro nuevas incorporaciones, todas, a petición del estratega; los refuerzos cumplieron con cubrir las necesidades de Pumas. Llegaron Yosgart Gutiérrez, para competir con Alfredo Saldívar por un sitio en el arco titular —debido a la baja por lesión de Alejandro Palacios, cancerbero habitual—; Gerardo Alcoba, férreo zaguero uruguayo, reemplazó a

Marco Palacios en la central, mientras que el charrúa, Jonathan Ramis, arribó al Pedregal para apuntalar la ofensiva.

En la contención, y ante la baja de Martín Romagnoli, el entrenador universitario solicitó, y le cumplieron, con la presencia del paraguayo Silvio Torales, un chico de buenas condiciones y de destacado desempeño en la pasada Libertadores.

Con el escenario actual, el mismo Toño Sancho aceptó en conferencia, en la presentación de los refuerzos, que la obligación de Universidad ahora es superar lo hecho en el Apertura 2014, acceder hasta las semifinales, pelear por el título y conseguir la calificación a la Liguilla con un mínimo de 26 puntos en la fase regular: "Ahora, las cosas son distintas, no es lo mismo tomar un equipo a medio torneo, como lo hicimos el pasado semestre, que ahora, que vamos a iniciar un torneo, sí, con más tranquilidad, pero con el doble del compromiso para que todo salga muy bien", detalló el dirigente.

La línea más fuerte de Pumas es la delantera. Con Eduardo Herrera como el referente del ataque y Dante López, en conjunto con Ismael Sosa, para incrementar el potencial ofensivo del equipo, los universitarios esperan lograr una cuota amplia de anotaciones; por si las dudas estará Ramis, que llega con cartel de jugador rápido, desequilibrante, además de un potente disparo desde de fuera del área. Universidad tiene la firme intención de salir del limbo.

CRUZ AZUL

Cruz Azul cerró el 2014 con inestabilidad en el terreno de juego y también por parte de los hombres de pantalón largo en La Noria, el equipo se vio plagado de resultados que colocaron, más de una vez en tela de juicio la continuidad de Luis Fernando Tena al frente del equipo.

Pese a que el primer semestre del año La Máquina lució sólida y por momentos protagonizó de buen futbol la liga, pero la fortuna no le acompañó en la recta final del año, e incluso en el Mundial de Clubes los tropiezos fueron la única constante de su desempeño.

Pese a los sinsabores, la dirigencia mantiene al Flaco Tena al mando del timón, pero realizó una limpia en su plantilla, dejando fuera a Pablo Barrera, Mariano Pavone, Aníbal Zurdo y Hernán Bernardello; además de Marco Fabián, quien volvió a Chivas luego de cumplir su año de préstamo. Otra baja la causó Luis Amaranto Perea, que no logró recuperarse de la lesión de rodilla desde julio pasado. Sin embargo, los altos mandos celestes abrieron la cartera y como incorporación estelar contrataron los servicios de Roque Santa Cruz, veterano goleador internacional, que llega para darle lustre a la ofensiva; al guaraní se unen Antonio Pedroza, Carlos Lizarazo y José Carlos Toffolo Junior.

Por si fuera poco, Cruz Azul cumplió 17 años sin levantar el título de Liga, por lo que el equipo trabajará, además de todas las complicaciones de los rivales en turno, contra la estadística negativa que acarrea la sequía de copas en sus vitrinas. La afición celeste ha sido fiel, pero cada vez que los resultados negativos se hacen presentes, ellos muestran desesperación ante sus jugadores y directiva.

En el Clausura 2015, tendrán que dejar en claro que los pasajes adversos han quedado en el olvido; abrirán su actividad en la Liga MX contra Pachuca, del recién nombrado entrenador tuzo, Diego Alonso.

"El objetivo es que el equipo agarre un ritmo bueno, que sea competitivo, que califiquemos muy bien y que estemos peleando por el liderato y el campeonato. Los resultados al final se analizan y se decide qué va a suceder después. Ahorita no podemos hablar de esas situaciones; en el año fuimos la mejor defensa y esperamos tener los mismos resultados, pero ahora en distintas líneas", detalló hace unos días Agustín Manzo, director deportivo de Cruz Azul.

CHIVAS

Chivas no le queda otro camino, semana a semana tendrá que pelear por su vida. El Rebaño Sagrado encara el torneo más importante de su historia, el conjunto rojiblanco no tendrá tregua, deberá jugar cada punto al máximo, cero especulaciones. Si bien no arranca en el último sitio de la tabla porcentual, cualquier pestañeo puede traer más estrés al equipo tapatío.

La directiva de Chivas ha hecho lo posible por armar un equipo que transmita garantías, el regreso de Néstor y José Manuel de la Torre, representa la vuelta a una fórmula que en el pasado dio éxito. Al Rebaño le urge recuperar una identidad futbolística, una esencia que le transmita a su gente el deseo de recuperar el protagonismo extraviado.

Es la hora de olvidarse de los escándalos, ya no basta con palabras sino que hoy toda la entidad debe capitalizar acciones. No será fácil para Chivas, el equipo tendrá que ser agresivo, pero disciplinado; valiente cuando se necesite y una muralla cuando se requiera.

Los regresos de Erick el Cubo Torres y Marco Fabián invitan a tener más variantes en la ofensiva, Torres creció en el futbol de Estados Unidos, y en estos seis meses deberá demostrar que tiene la pasta suficiente para convertirse en un delantero referente. Y a Marco Fabián se le presenta una nueva ocasión para que se olvide de la intermitencia y sea un líder en el campo de juego que dé la cara en los momentos de apremio y ofrezca una ventana de soluciones.

Isaac Brizuela llega al Rebaño como la carta fuerte, pero su último torneo en Toluca no fue el mejor y por esta razón Toluca le dio el pase de salida.

Es el momento para que los pesos pesados del Rebaño Sagrado den un paso adelante, hombres como Carlos Salcido, Omar Bravo, Fernando Arce, Israel Castro, Ángel Reyna, y otros, tienen que asumir su jerarquía para llevar a Chivas al sitio que se merece.

José Manuel de la Torre es un tipo que sabe el escenario al que llega, el Chepo cuenta con la ventaja de que la directiva será paciente con su proyecto, que su núcleo fuerte le ha vuelto a cobijar para ir en búsqueda del objetivo. El descenso habita en la mente de Chivas, pero también fi gura la Liguilla, pensar de esa manera hace suponer que la salvación estará garantizada, y eso es lo que más le importa a todos.

Chivas no piensa en diciembre, lo hace semana a semana con la mira puesta en mayo y que en esas fechas pueda respirar con la tranquilidad de que el descenso ya no es una amenaza