El desplome y la solvencia

Las defensas de Pumas y América viven momentos de contraste, la de Universidad se ha convertido en la segunda más vulnerable, mientras la de Coapa es la tercera mejor del torneo

Darío Verón y Pablo Aguilar
Darío Verón y Pablo Aguilar (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Algunos entrenadores suelen decir que forman sus equipos de atrás para adelante, que puedes tener buenos jugadores en medio campo y en la zona de ataque, pero que si en la zona baja no gozas de un portero de garantías y un par de generales que impongan orden, difícilmente se puede aspirar a los títulos.

Los últimos partidos de Pumas han sido de terror en el reducto defensivo. Seis goles permitidos entre las jornadas 5 y 6, mucho castigo para un equipo que solía aplicarse en las tareas defensivas.

Universidad ha tenido que lidiar con la baja de su portero titular, el sitio de Alejandro Palacios le pertenece, por ahora, a Alfredo Saldívar y este torneo llegó como refuerzo el charrúa Gerardo Alcoba.

A Pumas le han dolido los balones a la espalda de sus zagueros, las pelotas filtradas han hecho sangre de la zona comandada por Darío Verón, pero también le ha pesado que al recibir un gol, tiene que ir a contra corriente y deja espacios que son capitalizados por el adversario.

Pumas ha sido incapaz de dejar su portería en cero en lo que va del torneo, ha faltado la capacidad de sellar los resquicios, o bien ha faltado rapidez para algunas coberturas, se llega tarde y cuando se le hace sombra al rival el daño y a está hecho.

Los 12 goles permitidos en 6 partidos evidencian la vulnerabilidad que habita en la zona defensiva universitaria. Memo se ha mantenido fiel a su creencia, el entrenador ha apostado por Alfredo Saldívar, Josecarlos Van Rankin, Gerardo Alcoba, Darío Verón y Luis Fuentes como los encargadosde evitar el daño sobre su arco, solo en el partido contra Toluca modificó y puso a Javier Cortés como lateral por derecha.

Pumas no ha respondido atrás, el domingo reciben a la delantera de América que viene de marcar cinco goles, habrá que ver cómo encuentran soluciones, su gran reto es poder colgar el primer cero en su arco esta temporada.

TOMAN SEGURIDAD

América ha pasado de la temeridad a la certeza en cuanto a las tareas defensivas; sin embargo, hubo un momento en que en el mismo equipo de Coapa se dio un intercambio de sensaciones con Gustavo Matosas, los zagueros sentían que en el afán de buscar el arco contrario quedaban desprotegidos.

Así que se hicieron los ajustes pertinentes para que el equipo tuviera mayor seguridad.

En la Jornada 2, contra Tijuana, se dio la muestra de la descompensación defensiva que sufría el equipo, a una pelota perdida en medio campo le siguió un pase largo por la banda derecha, Paul Aguilar fue pillado fuera de su posición, Paolo Goltz salió a cortar, pero vino un pase que dejó el centro de la zaga sin alguien que impediera el remate de Dayro Moreno.

Esa jugada evidenció que si en el cuadro bajo no había mejores mecanismos, habría muchas tardes en las que se tendría que ir a buscar el balón al fondo de la propia puerta.

El cuerpo técnico azulcrema a justó,Cristian Pellerano empezó a apoyar más a los centrales, los laterales ya no se lanzaban ala aventura, y los volantes (Sambueza y Osvaldo) mezclaron sus funciones ofensivas con las defensivas.

Ante Puebla en la Jornada 3 y Tigres en la 4, América mantuvo el cero. En la fecha 5 Monarcas logró el último par de anotaciones que ha permitido el cuadro americanista, y en elúltimo encuentro ante Chiapas, otra vez se colgó el cero en la pizarra.

En línea de cuatro o de cinco, América posee jugadores calados. Moisés Muñoz, Paul Aguilar, Paolo Goltz, Pablo Aguilar, el recién llegado Miguel Samudio e incluso el novel Ventura Alvarado, empiezan a conectarse de la mejor manera.

La zaga de América toma solvencia yel domingo en CU, buscarán colgar otro cero más en el Clausura 2015. 

El promedio de dos goles en contra de Pumas empieza a ser alarmante, Universidad ha permitido tantos en todos sus juegos, su momento más vulnerables entre el minuto 15y 30, cuando el rival aprovecha las lagunas en su zona baja.


Después de un inicio en el que la defensa se sentía en desventaja, América ajustó y empezó a ser más sólido, su promedio de goles en contra es de 0.8 por partido. Y enlos segundos tiempos apenas le han marcado un tanto.