Proselitismo político, la otra final en el Gallos vs. Santos

En el encuentro de vuelta de la final del futbol mexicano se vivió más que un partido de futbol. Se vivieron batallas políticas entre las dos fuerzas más importantes en el país

Una camioneta repartió regalos en favor de Manuel Pozo, previo a la final Gallos vs. Santos
Una camioneta repartió regalos en favor de Manuel Pozo, previo a la final Gallos vs. Santos (Higinio Robles)

QUERÉTARO

Eran cuarto para las once de la noche del domingo. El Estadio La Corregidora de Querétaro era una fiesta. Una fiesta a pesar de que su equipo había perdido el campeonato ante Santos. Pero más allá del triunfo deportivo del cuadro lagunero, se disputó otro tipo de  final en tierras queretanas.

Siete horas más temprano comenzó la invasión a La Corregidora. Hinchas de Santos y Gallos se acercaban con sus playeras. Fue ahí cuando los abordó una camioneta. No era cualquier camioneta. A las afueras del estadio se estacionó y un puñado de personas descendieron entregando bolsas de mandado, gorras y playeras con el logo del PRI, Partido Verde y Nueva Alianza en favor de Manuel Pozo, candidato a la Presidencia Municipal del Ayuntamiento de Querétaro.

Las personas se acercan y toman los regalos. Se ponen las playeras, lucen sus gorras rojas y guardan sus pertenencias en las bolsas. La final del futbol mexicano es un foco para el proselitismo político.

Y apenas es el comienzo. Pasa una hora y un par de camiones llenos de seguidores de Gallos llegan al inmueble, los autobuses están forrados con la propaganda de Francisco 'Pancho' Domínguez, quien compite por la gobernatura del estado con el priísta Roberto Loyola. El automóvil pita con el claxon hacia otros fanáticos y éstos, por ser simpatizantes de Gallos, celebran su llegada.



No es causalidad que esto pase. Faltan siete días para las elecciones del estado y justo el día de la final es el cierre de campaña. La 'batalla' de La Corregidora puede definir más que el campeón del futbol mexicano. Por ejemplo, en la gobernatura, debido a que tanto Loyola y Domínguez se encuentran empatados con el 45% de los votos, de acuerdo a algunas encuestas.

De ganar el contendiente de Acción Nacional, surgiría un cambio de poder en el gobierno de Querétaro, debido a que José Calzada Rovirosa, actual gobernador, pertenece a las filas del PRI.

La hora de inicio del encuentro se acerca y la batalla entre partidos políticos se hace más intensa. El camión de Gallos llega al estadio, una avalancha de simpatizantes se acerca a recibir a sus héroes. Al lado de la puerta de acceso, tres personas muestran una manta en favor de Paul Ospital, candidato a diputado federal por el Revolucionario Institucional.



Pero no para ahí. A 45 minutos del inicio del encuentro, Pancho Domínguez 'retoma' la ofensiva. En la entrada frente a la taquilla de La Corregidora, la guerra sucia se desata. Partidarios del panista instalan mantas donde invitan a votar por su candidato y, al mismo tiempo, cuestionan la honorabilidad de Loyola. Los curiosos se acercan y leen los mensajes en la pancarta.

A minutos de que inicie la final La Corregidora ya está inundada de hinchas, pero también hay otro tipo de multitud. En el piso, de la mano de las personas, en las rejas del inmueble, la propaganda priísta y panista se hace presente.

Así, la final de Gallos Blancos contra Santos dejó más que un nuevo campeón en el balompié azteca, quizá dejó una oleada de varios sufragios a favor de algunos partidos políticos y, con ello, un nuevo rumbo para el futuro de la entidad.