Bravo y su tercera oportunidad

Martín enfrentará a Pumas en el Olímpico de CU, donde la última vez le marcó gol a su ex escuadra, entonces defendía la causa de León; el morbo rodea su participación

Martín Bravo con la escuadra de Dorados
Martín Bravo con la escuadra de Dorados (Mexsport)

Ciudad de México

 

Martín Bravo es sinónimo de respeto para los aficionados de Pumas. El delantero argentino que ahora se desempeña como atacante en los Dorados de Sinaloa, militó durante 12 torneos cortos en el Pedregal, donde se convirtió en figura gracias a su entrega y desempeño sobre el terreno de juego; vestido de azul y oro conquistó dos títulos de Liga (Clausura 2009 y Clausura 2011) y marcó 49 anotaciones.

Hoy, es un día especial, 'La Rata' retorna al estadio Olímpico Universitario con su nueva escuadra, en la que se ha convertido en el referente de la ofensiva. Bravo, que los últimos dos semestres los pasó en las filas de León, le marcó gol al cuadro de CU en su más reciente visita a la cancha del sur del Distrito Federal; ahora, espera repetir la dosis, y brindarle una satisfacción a los suyos.

"Siempre será lindo enfrentar a Pumas, todos saben el pasado que tuve en esta institución. Tengo muchos recuerdos lindos acá, pero ahora vivo y disfruto de mi presente con Dorados. Si me toca jugar, sería bueno poder anotarles, pero lo más importantes es que el equipo sume puntos, pues nuestro objetivo es mantener la categoría", aseguró el delantero a su llegada a la capital del país, previo al duelo.

SU CASA, UN FORTÍN

Aunque apenas corre la sexta fecha del Apertura 2015, Pumas ha desplegado un futbol vertical y contundente, que sobre todo ha rendido frutos en su cancha. En la grama del Olímpico, Universidad derrotó en la jornada inaugural al Monterrey de Antonio Mohamed (3-0), y luego hizo lo propio, exhibiendo las carencias del Atlas de Gustavo Matosas, con el que se ensañó por 5-0.

Ahora, les toca enfrentar a un sinodal inestable, como su cociente, que intentará romper con jetaturas en un campo hostil. Sin embargo, en el plantel auriazul no se confían de las debilidades de Dorados y aguardan con respeto a un equipo que podría complicarles más de la cuenta; trabajan con humildad.

"Creo que ninguno de los que están aquí es una súper estrella como para creerse más de lo que en realidad es. La base de todo trabajo y en todo aspecto en la vida es la humildad y nosotros tratamos de pulirla día a día, porque son muy pocas personas que les sale naturalmente", apuntó Gerardo Alcoba a lo largo de la semana.