Así se provocan los jugadores; las voces a nivel de cancha

La opinión de cuatro periodistas acerca de los supuestos actos racistas por parte de Darío Verón a Darwin Quintero en las semifinales entre Pumas y América

Darío Verón y Darwin Quintero en el duelo de semifinales entre Pumas y América
Darío Verón y Darwin Quintero en el duelo de semifinales entre Pumas y América (Mexsport)

Ciudad de México

Los actos racistas denunciados por Darwin Quintero por parte de Darío Verón han generado todo un debate sobre cómo se provocan los jugadores; consultamos a cuatro periodistas que se han desempeñado en esa trinchera.

Francisco Arredondo - Periodista de Televisa

Estando detrás de las bancas es poco perceptible lo que se dice, tienes que poner mucha atención. Hoy en día el jugador ha tomado como una manía ponerse la mano en la boca al momento de hablar, así es un poco complicado saber que se están diciendo, sí, se dicen de todo, y la verdad es que sí se dicen de todo; nunca me ha tocado escuchar una cuestión racista. 

Me ha tocado escuchar mentadas de madre, me ha tocado escuchar como regaña un compañero a otro y no con palabras realmente muy dulces, pero sí alcanzas a darte cuenta de ese tipo de cosas; nunca me ha tocado escuchar alguna expresión racista, a lo mucho, he escuchado mentadas de madre o cómo entre ellos mismos se van insultando, pero jamás en un tema racista.

Te pongo como ejemplo lo que viví hace 15 días en el Jaguares Tigres, los tres defensas que estaban cuidando a Gignac se decían de cosas para que cuidaran el movimiento del francés:  “oye, güey, abusado con esto”, “oye, güey, abusado con lo otro” y cuando ya son con rivales, lo que alcanzas a ver son los jaloneos, cómo se están jaloneando entre ellos, sobre todo cuando viene un tiro de esquina.

Lo que alcanzas a escuchar cuando hay un lesionado es: “Ya párate, no te hice nada”, “no seas nena, párate”, es lo que alcanzas a escuchar o es lo que alcanzas a leer muchas veces de los labios de los jugadores, pero hoy día con esta manía como lo maneja el futbol europeo de taparse la boca, es más difícil que puedas darte cuenta, no alcanzas a percibir el dialogo que llegan tener el técnico con los árbitros, que si era falta, que no era fuera de lugar que debe de poner más atención, porque también con el bullicio de la gente.

Con todos los ejemplos que hemos vivido en los últimos años yo creo que sí lo hay (racismo), sí hay ese tipo de cuestiones que a mí no me han tocado escucharlas; se insultan, se dicen de todo, pero una cuestión racista a mí no me ha tocado escuchar, pero no dudaría que sí se da.

Si el árbitro castigara todo lo que se dicen en la cancha no habría jugadores en la cancha.

Barak Fever – Periodista de ESPN

Creo que, como todos, en ocasiones los jugadores tratan de sacar ventaja y encuentran que pueden desestabilizar a un futbolista por algunas diferencias. Lo va a aceptar y no va a tener reparos en ello, no necesariamente porque tenga prejuicios o un odio como tal en contra de la raza negra, pero para hacerlo dudar, hacerlo fallar, para divertirse; esto implica a negros, implica  argentinos, implica a gente con rasgos notorios, indígenas o asiáticos, en fin. Me parece que sí se saca ventaja de esto y es parte de la diversión. Así lo entiende la afición. 

Desde mi percepción, no consideraría que se discrimina por parte de la afición mexicana, no, en todo caso es poco consciente o poco educada o irresponsable en este tema, pero yo no la acusaría de racista.

Por parte de los jugadores, no, creo que no, la mayoría de los jugadores, más allá, de que son personas y habrá algunos con prejuicios, evidentemente hay un porcentaje en la población que es racista independientemente del futbol, no está ausente de los futbolistas. Seguramente algunos lo serán. L a mayoría de los jugadores profesionales de cierto nivel han tenido que compartir un vestidor con futbolistas negros.

No hay racismo, quieren sacar ventaja o si un futbolista de raza negra está haciendo buen futbol, la mayoría de los aficionados estarán felices con él; si el futbolista está fallando goles, lo van a insultar y hacer comentarios respecto a su color de piel. Por ejemplo,

en el caso de Verón, dice el insulto más fácil que le viene a la cabeza. No creo que sea racismo como tal, pero sí  es una falta de educación y debe ser castigado, por supuesto, pero creo que en el futbol mexicano, en general, no hay racismo, sí hay poca sensibilidad.

La situación no es similar con Estados Unidos, porque allá es mayor la población obscura, es mucho menos exótico.

El tema del racismo se tiene que atacar con base en castigos, es lo que se tiene que hacer no porque haya un racismo, sino porque es lo que se tiene que hacer.

Carlos Guerrero – Periodista de TV Azteca

Tengo muchos partidos transmitidos a nivel de cancha, es una perspectiva privilegiada la que tenemos nosotros pero es una realidad que no estamos tan cercanos a los jugadores ni a las acciones que se desarrollan dentro del terreno de juego, nosotros normalmente estamos en una  posición muy cercana a las bancas, al director técnico, a los jugadores que están en el banquillo, pero en muchas ocasiones muy lejos de lo que sucede en el terreno de juego. 

Hay mucho diálogo entre los jugadores, entre los del mismo equipo y también hay mucho roce verbal entre los rivales. Sí me parece que se dicen demasiado en el terreno de juego, sí se mientan la madre constantemente, pero  hoy  hay una moda de taparse la boca para que no se vea lo que dicen.

Es difícil que nosotros, desde nuestra posición, escuchemos algo de lo que dicen por el principio básico de que nosotros tenemos una diadema que te aísla del sonido que hay fuera, precisamente, para que uno pueda escuchar con mayor calidad de sonido lo que se está comentando en la trasmisión. Yo escucho mas el sonido ambiente, el alarido, lo veo, pero es difícil que lo pueda entender.

El famoso corte de manga, lo podemos ver pero escuchar es estrictamente imposible.

No podemos generalizar de una forma tan banal y decir ‘hay racismo en nuestro país’. Sigo creyendo que son casos aislados y que son, afortunadamente, casos contados de racismo; lo que sucede es que se ha adoptado el lenguaje corporal de otros países, es muy común el insulto con el rival  a través de una mentada de madre, el hecho es que le damos un valor distinto a las palabras. El ‘puto’ lo minimizan y es un insulto moderado, pero para muchos es altamente discriminatorio. No creo que el futbol sea racista.

En el caso de Darwin, será complicado establecer lo que se dijo, es palabra contra palabra, creo que hay que generar una campaña con los mismos jugadores y hasta la misma tribuna y así tener un poco más limpia nuestra forma de disfrutar el futbol. Hay que hacer mucha conciencia los mismos aficionados.

Adolfo Díaz, “Rufo” – Periodista de Milenio

Ahí se dicen de todo. Muchos años fui reportero de cancha y en aquel tiempo se acostumbraba poner un reportero detrás de la portería, es interminable lo que se dicen.

Creo que hay racismo, sí, sin duda. El caso de Darwin Quintero es muy triste y este es detalle importante, como los jugadores dicen y nosotros lo respetamos, lo que se dice en la cancha se queda en la cancha, pero hay códigos de ética hasta para insultar.

De lo que he escuchado en un tiro de esquina, el defensa diciéndole al delantero ‘¿sabes con quién está viendo el partido tu esposa?’, ‘¿Oye, sí sabias que el árbitro y tu esposa…?’ y más cosas así. Se dicen de todo, pero hay códigos que no pueden sobrepasar, hasta para insultar hay formas

Había casos especiales sobre esto: Alfredo Tena aguantaba de todo en la cancha, menos que le escupieran.

Solo nos queda concientizar al jugador; no soy quién para decir si, el racismo, suponiendo sin conceder, es uno de los hechos más lamentables en el futbol mexicano, en este caso, Darío Verón es el capitán de los Pumas de la UNAM, de la máxima casa de estudios de nuestro país, es decir: ¿estamos hablando que la UNAM se rige bajo principios racistas?, y repito, suponiendo sin conceder, no soy quién.

Hay antecedentes, sí, hay antecedentes de esto con Verón, con el Pikolín Palacios , hace tiempo (2010) fueron castigados con trabajo comunitario, no es la primera vez que se le relaciona con esto, él apareció en una conferencia diciendo que no hubiera violencia y es lo que hizo.