La nueva casa de la Femexfut

La construcción del edificio de la Federación Mexicana de Fútbol en Toluca tiene un notorio avance y cambió la realidad de esta región de noreste de la capital mexiquense

Toluca

A 25 minutos del centro de la ciudad de Toluca, 20 de la zona comercial de Metepec, apenas a 5 minutos del Aeropuerto Internacional de la capital mexiquense y a 25 minutos de Santa Fe en la Ciudad de México está la construcción de las nueva oficinas de la Federación Mexicana de Fútbol, inmueble de tres niveles que lleva un notorio avance y que ha cambiado la movilidad en el poblado de de San Nicolás Tolentino.

Ubicado en terreno que antes eran parte de una hacienda, las nuevas oficinas de la FMF también contemplan la construcción, además de oficinas administrativas y salones de usos múltiples, de canchas de futbol, gimnasio y hasta una alberca, obras que desde hace varios meses tienen empleados a cientos de trabajadores de la región y otros más que todos los días son trasladados desde la Ciudad de México.

La apertura de empleos directos para trabajar en esta obra ha sido positiva para la gente de la región, como doña Fernanda que desde hace cuatro meses trabaja en la limpieza de las oficinas que ya están en función.

"Yo soy de aquí de San Nicolás y la verdad es que la construcción de este edificio cambió mucho el panorama del lugar, antes no había nada y ahora pues hay muchas obras en construcción, han pavimentado caminos y lo mejor que hasta trabajo hemos conseguido", explicó, mientras que degustaba de su comida en los puestos que hay afuera de a obra.

Y es que el impacto de empleos en la región no solo ha sido para quienes están contratado por la empresa que construye estas oficinas, también, para quienes todos los días les ofrecen servicio de comida, de manera informal, pero con amplia variedad. Afuera del edificio hay puestos de tacos, comida corrida, quesadillas, papas fritas y hasta helados; también, tiendas ambulantes que ofrecen dulces, chicles, agua embotellada y cigarros por pieza, los más socorridos por los trabajadores en su hora de comida y al final de la jornada. "Por un amigo me enteré de esta obra, me dijo que viniera a vender porque no había nada cerca, así que vine y afortunadamente me ido bien, hay para todos los compañeros que venimos a vender. Yo aquí llegó desde las 7 de la mañana para poner el puesto, ya debe estar listo para cuando llegan los trabajadores que siempre se echan un cigarro antes de la chamba", explico don Javier, dueño de un puesto de golosinas.

DE LA CDMX AL TOLUCA

La construcción de estas nuevas oficinas ha movilizado centenas de personal, la mayoría de la Ciudad de México quienes en camiones y camionetas se transadlas todos los días a Toluca para trabajar. Hay varias rutas para recoger a los trabajadores, unas salen del sur de la capital del país, otros del centro y de Santa Fe, viajes de una hora en la mañana y otra por la tarde que deben hacer quienes ya laboran en las oficinas.

"Somos varias rutas, pasamos por ellos desde las 6.30 de la mañana para que estén a tiempo a su hora de entrada que es a las 8:00, después los esperamos a la salida que es a las 5:00 y los regresamos", explicó el conductor de una de las camionetas.

La mudanza a estas nuevas oficinas ha sido paulatina, comenzaron los el área de comunicación y algunas áreas administrativas, en los próximos meses, una vez que esté terminado el complejo, la operación de la FMF en Toluca será total.

SE UBANIZA LA ZONA

Pero la construcción del nuevo edificio de la Federación Mexicana de Futbol no es la única obra arquitectónica que se levanta en la zona, junto, hay desarrollos habitacionales que aún están en venta, algunos en obra negra y otros más ya habitados, incluso, algunos de los trabajadores del edificio de la FMF rentan ahí cuartos para quedarse, pues sabe que el traslado desde la Ciudad de México les quitaría por lo menos tres horas de su día.

El acceso a este edificio se ha agilizado en comparación a los meses de cuando empezaron la construcción, pues recientemente fue inaugurado un distribuidor vial que da entrada directa a la región por el mismo camino que lleva al aeropuerto de Toluca.