Creativo mexicano, jugador en extinción

Si algo escasea en el balompié nacional son los '10'; sin embargo, existen cinco nombres que podrían erradicar este mal

Los medios mexicanos en extinción
Los medios mexicanos en extinción (Mexsport )

Ciudad de México

Las jugadas de fábula, los goles de alarido y los recortes de ensueño parecen estar supeditados a elementos foráneos en la Liga MX. Y es que la irrupción de futbolistas nacidos en México con condiciones suficientes para portar y hacerle honores a la descomunal casaca '10', cada vez son menos. Sin embargo, aunque pocos, te enlistamos cinco de los jugadores tricolores que, pese a que la intermitencia ha permeado hacia ellos más de una vez, tienen características específicas para ilusionarse y pensar que son los verdaderos herederos de la magia en el terreno de juego.

1. Ángel Reyna

Polémico y talentoso. Reyna se ha encargado de cosechar mala fama por su comportamiento volátil fuera del rectángulo verde en cada escuadra en la que ha militado, pero de igual forma ha dejado más de una pincelada con las diversas indumentarias que ha portado. Pese a que no cuenta con sacrificio defensivo en la cancha, cuando Ángel sale inspirado, puede terminar hasta como máximo goleador del torneo, como ya le ocurrió con América (Clausura 2011). El peor enemigo de este volante creativo, cuya principal arma es la depurada técnica individual, es el protagonismo, pues si no se siente querido y arropado por compañeros, afición y cuerpo técnico, no rendirá igual.

2. Marco Fabián

'Marquito' tuvo certámenes enteros llenos de irregularidad cuando pertenecía a Chivas. El ahora elemento de Cruz Azul ha encontrado en La Noria esa estabilidad que necesitaba para su talento fluyera como más de uno esperaba. Fabián cuenta con juventud y aunque el boleto hacia Brasil 2014 parece lejano, cuenta en su currículum con la medalla olímpica de Londres 2012 y el suficiente tiempo para afianzarse en Primera División y mantenerse vigente en más de un ciclo mundialista. Los conceptos que mejor maneja son el regate, puede desbordar, disparar desde fuera del área enemiga e incluso remates como si fuera un delantero natural.

3. Isaac Brizuela

La irrupción del 'Conejito' ha sido meteórica en la Liga MX. Brizuela siempre ha llamado la atención y no se desempeña como un '10' en el terreno de juego, su técnico, José Saturnino Cardozo, lo utiliza pegado a las bandas, y aún así, sus características en la cancha lo han llevado a ser tomado en cuenta para cumplir con otras posiciones. En selección, Miguel Herrera le otorgado libertad para que su futbol adquiera otras dimensiones y responsabilidades ofensivas y el toluqueño le ha respondido con goles y pinceladas de un desempeño efectivo. Está llamado a ser ídolo en el Nemesio Diez y referente en el ataque del Tri. Siempre con la cara levantada cuando conduce, visión y decisiones rápidas, son parte del arsenal de Isaac.

4. Édgar Andrade

Integrante de aquella selección Sub 17 campeona del mundo en Perú 2005, en la que más de uno de esos noveles prospectos no tuvo el apoyo suficiente para adquirir la fuerza y paciencia para que su talento madurara en el máximo circuito, por lo que más de uno llegó a perderse. No es el caso de Andrade, que si bien ha tenido que batallar con las lesiones, incluida una muy dramática cuando formaba parte de Cruz Azul, también se ha encontrado con escenarios de irregularidad que han creado brechas grandes entre momentos cercanos a la consolidación e instantes en los que parece perdido. Ahora como recambio de un rejuvenecido Pachuca, espera llevar sus cualidades al servicio del equipo de Enrique Meza, en todo momento, para ganarse, por fin, un sitio en Primera y no extraviarse más. Certero como pocos en balones detenidos, la especialidad de la casa.

5. Luis Montes

El buen momento que atravesó con el León campeón de Gustavo Matosas, hizo que Luis Montes integrara aquel combinado nacional que consiguió el pase a Brasil 2014 ante Nueva Zelanda en el mismísimo Wellington, comandados por Miguel Herrera. Entre las principales armas del 'Chapo', se encuentra el disparo potente de media distancia, así como la conducción y construcción de jugadas ofensivas aún con poco espacio.

Los años le han otorgado sapiencia y tranquilidad a la hora de ese último toque que todavía le falla en momentos de mayor apremio ante el rival; será el tiempo el encargado de decidir si su talento madura o se atasca en la inmensidad del máximo circuito nacional, pero, por ahora, este volante apunta a lo más alto de su consagración y vive luna de miel y comunión en su escuadra.