Mariachi y goleador

Rodrigo Prieto, que brilló en el futbol de Venezuela, se ha refugiado en el Ascenso Mx por año; en estos días, con el Necaxa, tendrá la oportunidad de regresar al máximo circuito

Rodrigo Prieto, delantero de Necaxa
Rodrigo Prieto, delantero de Necaxa (Mexsport)

Ciudad de México

Jugó cerca de dos años en el futbol de Venezuela, en las filas de Carabobo y Caracas. La prensa local le apodó el Mariachi, por su estilo sencillo, humilde en el trato, pero también por sus constantes festejos de gol. En las dos escuadras, en casi un par de campañas, completó 27 cotejos y sumó 12 anotaciones. Con el Caracas consiguió al título de Liga (2008-09), así como el campeonato de Copa  con Los Rojos. Por si fuera poco, disputó Copa Libertadores.

“Lo de Venezuela fue algo extraordinario, increíble y hasta irrepetible. Ahí crecí como jugador y como persona. Son experiencias que te dejan enseñanzas, que te marcan para bien; agradezco los amigos que hice y los títulos que se ganaron. Fue un punto de partida”, relata vía telefónica.

Sin embargo, no todas las historias cuentan con un final feliz. A su regreso al futbol mexicano, Prieto Aubert no encontró cabida en el máximo circuito nacional y se refugió en el Ascenso Mx, donde ha desarrollado gran parte de su trayectoria profesional: “Ser centro delantero mexicano, en tu país, es algo complicado. Es un puesto que está copado; a veces hay falta de oportunidad, de confiar; es un mal generalizado”. 

Como en cualquier guión de película de fantasía, la historia futbolística de Prieto tendrá una especie de revancha este mismo miércoles, cuando Necaxa, su presente, se enfrente en la ida de la final del CL16, ante Mineros de Zacatecas, para consumar el título y el medio boleto a la elite, a la Liga Mx. 

“El equipo está muy bien, motivados. Me siento tranquilo, con ganas de que ya comience el partido. Mineros tiene un plantel importante, están muy bien dirigidos, pero nosotros llegamos a esta instancia con la ilusión de conseguir el pase a la Primera División, aunque eso se decida en otro escenario –frente a Juárez”.

Con seis anotaciones, Rodrigo es el responsable de la cuota anotadora de los Rayos. Pero más allá de cifras, el ‘9’ rojiblanco se concentra en darle a su equipo el tanto exacto que les retorne al sitio que abandonaron desde el 16 de abril del 2011.

“Asumo los goles como son, consecuencia de un trabajo colectivo; en la mente de uno siempre ha estado el volver a jugar en Primera y ojalá que se pueda dar con Necaxa. Como delantero tienes que estar en el área, pelear cada balón y brindarte al máximo; a uno se le va a juzgar por el número de tanto que se consigan”.