Los fieles de la Liga MX

En el futbol mexicano existen escasos ejemplos de jugadores que se arraigan en un equipo, que echan raíces en una institución y ahí se convierten en inamovibles 

Rafael Márquez, Alejandro Palacios y Carlos Morales
Rafael Márquez, Alejandro Palacios y Carlos Morales (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Pocos son los futbolistas que deciden serle fiel a un equipo. Ya sea por agradecimiento, cariño o vocación, en la Liga MX existen casos tan particulares como extraños, en los que los jugadores veneran los colores de la institución que les dio la oportunidad de debutar en Primera División y a la postre consagrarse; aunque atípicos, los hay en el balompié nacional.

En una recopilación plantel por plantel de los 18 equipos del máximo circuito, son escasos los jugadores profesionales que han pasado toda su trayectoria en un mismo club y que por si fuera poco, se han convertido en inamovibles del mismo. Apenas seis elementos destacan por encima del resto con esta descripción de amor y respeto por su origen.

Si hablamos del arco, Alejandro Palacios, con Pumas y Jonathan Orozco, con Monterrey, se ganaron a pulso su lugar. Ahora, son realidades como guardametas de alto nivel en la élite nacional. Ambos, incluso, considerados para representar a México en la selección nacional. 'Pikolín' debutó en el 2003 con Universidad y tuvo que esperar casi ocho años, detrás de Sergio Bernal para asumir el puesto titular.

Orozco y sus múltiples tatuajes que lo identifican en los brazos, recorrió un camino diferente para consolidarse. A sus 29 años, Jonathan completa 297 encuentros en Primera, todos con Rayados, desde su debut en el Torneo Apertura 2005; el correr del tiempo le ha brindado confianza por cuenta de la afición, cariño y experiencia para consagrarse bajo los tres postes.

De igual forma, que los dos casos anteriores, Luis Fuentes, con Pumas y Julio César Domínguez, en Cruz Azul, han reforzado su estirpe y esencia a base de esfuerzo. Los dos debutaron en el equipo en el que se mantienen como estandartes de su defensa. El de Universidad registra 217 duelos como auriazul; mientras que el apodado 'Cata' cuenta con 312 compromisos en La Máquina.

Un ejemplo similar a estos, es el de Antonio Ríos, que con 28 años y casi 10 en el máximo circuito, es bastión del mediocampo de Toluca. El contención tiene 215 cotejos en Primera y en su posición ha llamado la atención de diferentes técnicos del combinado nacional; y aunque jugó un semestre con el Zacatepec, en el Ascenso, y pese a que le ha costado consagrarse, Arturo 'Palmera' Rivas integra la lista de los files de la Liga MX. Debutó con Tigres en el 2004 y se mantiene en el escuadrón regio desde entonces, con varios títulos de por medio.

PARA DECIR ADIÓS
Algunos no pueden olvidar los primeros instantes, sus primeros pasos rumbo al profesionalismo y las satisfacciones que les brindó el darlos con distintos escuadrones. Hoy por hoy, hay dos veteranos que le hacen honor a esta premisa: Rafael Márquez, que volvió del futbol italiano para retirarse con el Atlas, con el cuadro de sus amores, con el que comenzó su carrera. Pocos románticos como él. A sus 37 años se mantiene como una opción de la selección y como un baluarte de sus Zorros.

Hace unos días, las imágenes que mostraban las lágrimas de Carlos Morales, luego de la goleada de Pumas a Morelia (4-2) y el discurso de vergüenza del mediocampista purépecha, dignificaba el esfuerzo del veterano, que a sus 36 años se mantiene a la espera de concluir sus días como profesional, en la escuadra que le dio la oportunidad de iniciar su camino en esta senda. Al igual que Márquez, pasó por otros clubes en México, pero al final ha vuelto a casa, para decir adiós.