Realidad, duda y fiasco

El parón a la Liga tendrá doble objetivo, los punteros tratarán de no relajarse, los que no han logrado la constancia es el momento para aplicarse y los que no han despegado tendrán su último llamado para buscar resurgir en el torneo

Pumas, Cruz Azul, América y Santos viven realidades diferentes en la Liga MX
Pumas, Cruz Azul, América y Santos viven realidades diferentes en la Liga MX (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

La pausa en el torneo de Liga tiene distintos matices, los equipos de abajo la esperaban con ansia para poder replantearse sus objetivos, trabajar y ajustar las lagunas que les han impedido tener un mejor rendimiento y el torneo que ellos quisieran.

Asimismo, los equipos de la parte alta deberán apuntalar aquellas cosas que han hecho bien y corregir algunos detalles que seguro habrán notado.

Su meta será reafirmar conceptos, no caer en la autocomplacencia y mucho menos perder la tensión que han mostrado hasta ahora. Algunos pueden ver el parón como algo que les perjudique y corte su inercia, y otros como el momento para lograr la reivindicación.

Ya se verá en semana y media qué tanto ganaron y perdieron. Hasta la jornada siete, el saldo es que hay equipos que han marcado la pauta en el desarrollo del Apertura 2015: León, Pumas y América han sido los conjuntos más constantes en estas semanas, tres clubes que están muy cerca de asegurar su estancia en la Liguilla.

El cuadro esmeralda se mantiene como el más aplicado del curso, Juan Antonio Pizzi ha logrado coni rmar su idea futbolística, sus jugadores la ejecutan de buena manera en el campo y por ello han logrado seis victorias y solo una derrota hasta el momento.

En León, también, se ha visto la recuperación de futbolistas que son puntuales para un buen funcionamiento del equipo. Carlos Peña está camino de volver a ser ese mediocampista todo terreno que sorprendía por la facilidad con la que llegaba a gol desde la segunda línea.

Guillermo Burdisso ha devuelto la seguridad a la zona defensiva y arriba Mauro Boselli es un ejemplo de liderazgo y un atacante que se juega todo en su trinchera.

El segundo del curso es Pumas, la escuadra de Guillermo Vázquez se ha convertido en un animador del torneo y ha sido una grata sorpresa ver su coni rmación como un equipo que -incluso- ha demostrado capacidad ofensiva tanto que se mantienen como la mejor delantera del certamen.

Universidad ha recuperado el espíritu, es un equipo que cuenta con una base de veteranos que han vuelto a operar y conjuntarse de buen modo para ser un cuadro efectivo en cada zona.

Defienden como gladiadores, tienen vértigo en el centro del campo y arriba son dinamita pura. Los 19 goles que ha marcado el cuadro del Pedregal ejemplifican que a Pumas le gusta ser un equipo que le entra al intercambio de golpes y acaba imponiéndose a los goles.

Ciudad Universitaria ha vuelto a ser un territorio inexpugnable, los equipos que lo visitan han vuelto a sufrir las exigencias de un equipo que presiona y ahoga a sus rivales.

En tanto, América también ha dado muestras de que su proyecto está edii cado sobre piedras sólidas, hay planeación y organización en el interior de Coapa, un trabajo sistematizado al que Ignacio Ambriz le ha dado la solvencia defensiva y ofensiva que buscó desde el primer día; Nacho ha tomado el mando del equipo y lo tiene instalado en un plano protagonista.

Las Águilas funcionan porque su base es una de las mejores del torneo y sus jugadores conocen a plenitud la exigencia de este escudo. Hay armonía en América que tiene en Darío Benedetto a un cazador por naturaleza, el Pipa atraviesa una racha idílica de cara al arco contrario.

La sala de máquinas cuenta con jugadores como Rubens Sambueza, Osvaldo Martínez y Andrés Andrade, un trío desequilibrante y capaz de hallar un hueco en el espacio más cerrado.

En la parte defensiva, Moisés Muñoz, Paul Aguilar, Pablo Aguilar y Miguel Samudio son los bastiones que han recuperado la seguridad en la zaga. León, Pumas y América mandan en el torneo y está en ellos anotar su nombre como los candidatos más serios a lograr cuanto antes su boleto a la Liguilla.

Si mantienen el pulso mostrado hasta ahora, solo quedarán cinco boletos para la i esta grande.

A REORGANIZARSE

El resto de los equipos en la Liga no están descartados, porque el futbol mexicano es bondadoso y un par de victorias conceden la posibilidad de reengancharse a la competición.

Aunque es cierto que hay escuadras que no han estado a la altura de lo que se esperaba de ellas y otras que navegan con altibajos. Los 15 equipos que van por detrás de los punteros ocuparán estos días para llevar a cabo una introspección, del cuarto al octavo lugar general hay -por ahora- tres puntos de diferencia.

Veracruz (13), Puebla (12), Toluca (12), Tigres (10) y Monterrey (10) aspiran a dar alcance a los tres que han sido más constantes en el torneo. Pero hay otros como Chiapas (10), Tijuana (9) y Morelia (9) que siguen con aspiraciones de meterse en puestos de Liguilla.

Es cierto que aún queda poco más de medio torneo para descartar a algún equipo, pero hay instituciones que tienen objetivos muy claros, por ejemplo sumar para alejarse del descenso, ahí estarían Morelia, Dorados y Chivas.

Entre los cuadros que se espera evolucionen está Tigres, el equipo que hizo una gran inversión para este semestre y que ha venido resurgiendo en el torneo. Por ahora se ubica en el séptimo lugar general, pero con la plantilla que posee está obligado a colocarse en una posición mucho más alta.

Veracruz se ubica en el cuarto puesto, los Tiburones desde el torneo anterior han sido animadores, su objetivo será lograr consistencia y constancia en los partidos que restan para seguir pensando en los primeros puestos.

En la misma situación están Toluca (sexto) y Monterrey (octavo), a los que les ha faltado un poco más de regularidad en sus resultados. Tienen la plantilla para pensar que pelearán por escalar más posiciones en la clasii cación general.

Puebla (quinto) tiene la mente puesta en el descenso, esa es su principal batalla y su preocupación prioritaria, es evidente que La Franja tiene claro que mientras más alta tenga la expectativa, ser irá alejando de la cuestión porcentual.

Chiapas (noveno) y Querétaro (doceavo) pasan por la misma situación de irregularidad, pero cuentan con entrenadores que poseen la experiencia necesaria para reencauzar sus proyectos y hacer que sus escuadras tomen una racha positiva.

Mientras Santos, el actual campeón ha sido una gran decepción, se ubica en el último general y tendrá como objetivo empezar a construir un proyecto a mediano plazo con Pako Ayestarán.

Cruz Azul es otro equipo que tendrá 9 jornadas para cambiar su imagen de manera radical, por ahora ocupa el sitio 17, un puesto que no va con la historia de La Máquina.

Sergio Bueno se mantiene en el banquillo, pero tendrá que ofrecer resultados inmediatos. Por último, Pachuca y Atlas también tienen grandes deudas, más el cuadro de Gustavo Matosas que no ha mostrado un juego espectacular.

Y los Tuzos están lejos de ese estilo que los llevó a las semifinales del torneo pasado. Quedan 9 jornadas, 27 puntos en disputa. Muchas emociones para acercarse a la Liguilla.

Realidades 

Pumas y América han dado la cara por los equipos grandes, escuadras que están bien conjuntadas y muestran una identidad en su estilo de juego. Han agradado a sus afi cionados que los observan con beneplá- cito como se perfilan a ser aspirantes al título. Tras la pausa, deberán mantener su inercia positiva para coquetear con la Liguilla.

Dudas 

Veracruz y Monterrey son dos equipos que no han terminado por despegar. Los Tiburones son un conjunto que asume una postura valiente en cualquier campo, pero le falta la constancia en resultados. Los Rayados también han dado buenas actuaciones, pero éstas no terminan por ser consistentes y eso les ha impedido tener un puntaje más alto.

Fiascos 

Santos no ha estado a la altura de lo que se esperaba. Los laguneros fueron el primer equipo en cambiar de entrenador, tras la renuncia de Pedro Caixinha. Luce difícil que el campeón de- fi enda su corona. Y los rojinegros llevaron a Gustavo Matosas para buscar ser un conjunto ofensivo, pero el uruguayo no ha logrado que su equipo juegue como esperaban.