Leones y Tecos en las puertas del cielo

Hoy se juega la vuelta por la final de ascenso. El que gane pertenecerá a la elite del futbol mexicano; el que pierda, romperá una ilusión grande.

Los Leones Negros fueron imbatibles en el Estadio Jalisco a lo largo del torneo
Los Leones Negros fueron imbatibles en el Estadio Jalisco a lo largo del torneo (Mexsport)

Guadalajara

El partido de ida en Zapopan fue tenso, pero tras 90 minutos el empate no dejó daños y las esperanzas están intactas para Leones Negros y Estudiantes Tecos.

 

Los dos equipos son como los ejércitos de la edad media que entendieron que para ganar batallas no había que mandar a miles a la guerra y mandaban a unos cuantos valientes representando a los suyos para derimir batallas. En este caso, son once Leones Negros contra once Tecolotes. Dos universidades respetadas, diferentes y con sueños deportivos se miden en el Jalisco y el que gane de los dos regresa a la elite del futbol nacional.

 

Tecos llega como el nuevo rico de la ciudad, con técnico europeo, con poderío económico y la mejor plantilla de la división de plata. Por la otra esquina llega un cuadro modesto: “Para nadie es secreto que tenemos una de las tres nóminas más baratas de la Liga” afirmaba el rector de los Leones, Tonatiuh Bravo. Dos perfiles distintos y 90 minutos por delante.

 

Tecos suma siete partidos de Liguilla sin ganar, pero los mismos sin perder, siete empates que lo tienen a un paso del ascenso. La palabra para defnir a los Tecos es regularidad, mientras que los Leones Negros se sienten con la obligación de ir al frente, de ser protagonista, así lo hicieron en la ida y su técnico salió con resquemores. “Merecíamos algo más que el empate” decía un Poncho Sosa, quien no daba crédito cómo no pudieron obtener el triunfo a manos de los Tecolotes.

 

El empate ni dio ni quitó esperanzas a ambas escuadras, aunque el cuadro de los Tecos se mostró satisfecho con la igualdad. Los zapopanos saben que con su tridente ofensivo pueden causar daño, el hecho es que en siete partidos no han explotado, aunque en este momento Juan Cuevas, Gustavo Ramírez y Marco Bueno han vivido una Liguilla inédita, pocas acciones de goles y los que están dándole las alegrías a los zapopanos son los elementos del aparato defensivo, desde el portero hasta la gente del medio campo que saben integrarse. La duda es si Ayestarán saldrá con sus tres delanteros nominales o apuesta por un medio más y así cerrarle los espacios a los Leones.

 

Dudas en la alineación

 

Poncho Sosa, por su lado, no tiene en claro si darle la titulardad a Pepe Cruz Gutíerrez, el famoso Terror, el hombre gol, quien apareció en los momentos claves el semestre pasado y le hizo los dos goles al Necaxa para ganar el título.

 

La historia obliga a los dos, por una parte los Leones Negros con sus tres finales, donde no pudieron coronarse en la Primera División y la última generación de canteranos encabezada por Luis Plascencia, Alsonso Sosa, Daniel Guzmán, Octavio Mora y Humberto Romero, hoy son otros jugadores con menos talento y más corazón, pero sus antecedentes los obligan a dar el extra.

 

Por Tecos, hay recuerdos de cómo Osmar Donizette, volaba por la banda derecha y entraba al área del Santos y marcaba el gol del campeonato hace 20 años. Nadie de los 22 sobre la cancha tiene esa potencia, pero en algún jugador de los Tecos puede resurgir ese talento que un día le dio el título a los zapopanos. El pasado los obliga a dar un partido de época. Al final, el futbol de Jalisco ganará pues habrá un tercer equipo en la máxima categoría