El día que Justino “derrumbó” el paro arbitral

En 2006, los silbantes ya habían amenazado con no pitar la última jornada del torneo de Apertura si no atendían a sus peticiones. Bastó que el presidente de la FMF alzara la voz para calmar las aguas

Armando Archundia, Decio de María y Justino Compeán
Armando Archundia, Decio de María y Justino Compeán (Mexsport)

Ciudad de México

No es la primera vez que los árbitros de la Federación Mexicana de futbol amagan con realizar un paro laboral como medida de presión a cambio de que se le cumplan algunas exigencias. Hay un antecedente, muy reciente, que encontró su fin con un simple manotazo de Justino Compeán y Decio de María sobre la mesa para calmar las aguas.

Fue en el torneo Apertura 2006, curiosamente también en el mes de noviembre, cuando se venía la fecha 17 y última de la fase regular de la temporada, cuando los silbantes, encabezados por el entonces intocable Armando Archundia, se amotinaron en las instalaciones del Centro de Capacitación.

Los silbantes, en principio, exigían la destitución del entonces presidente de la Comisión de Arbitraje, Aarón Padilla, entre otras cosas, amenazando con no pitar en los partidos del fin de semana si no se les cumplían sus peticiones.

El principal argumento del grupo encabezado por Archundia era que Padilla no tenía ninguna relación con el gremio por lo que exigían designar al frente de la comisión a un hombre surgido de las huestes de los hombres de negro.

Aquella noche, dada la emergencia del caso, Justino Compeán, presidente de la FMF; Decio de María, secretario general; y el propio Aarón Padilla, se trasladaron al Cecap para reunirse con los silbantes amotinados, quienes ya contaban con un pliego petitorio que entregarían a los directivos.

El pliego incluía los siguientes puntos:

1.- Destitución de Aarón Padilla y sus colaboradores: Héctor González Iñárritu, Rafael Mancilla y Ulises Uribe.

2.- Nombramiento de una nueva Comisión de Árbitros acorde a los lineamientos que establece la FMF.

3.- Anulación inmediata del ordenador para las designaciones arbitrales

4.- Disposición puntual del presupuesto que asegure el adecuado funcionamiento del arbitraje mexicano a nivel nacional, acorde a los requerimientos de que disponga la nueva Comisión de Árbitros nombrada, aceptada y reconocida por los árbitros de México.

Compeán y compañía llegaron al Cecap pasadas las 22:00 horas de aquél 9 de noviembre del 2006. El presidente de la FMF no dio tiempo a negociaciones, a cordialidades. Alzó la voz, como también lo hizo Decio de María, en reprimenda contra los silbantes.

Bastaron unos minutos para que Armando Archundia bajara la guardia y aceptara que se había "equivocado". Desde entonces, por esta acción, el ahora comentarista fue visto por sus compañeros como el Judas que los entregó.

Hubo una promesa superficial de trabajar sobre la petición del presupuesto y ya. De la destitución de Padilla y sus colaboradores, ni se habló. Ni siquiera se consideró.

Fue el día en que Justino Compeán apagó, de un manotazo, la hoguera que querían encender los silbantes en México.