El Azteca, casa del Juego de Leyendas

El Coloso de Santa Úrsula vivió una fiesta con extranjeros y nacionales, quienes dieron gloria en el campo a sus respectivos clubes

Ciudad de México

El presidente de la FIFA lo había aclarado, no quería dar inicio al Congreso 66º del organismo en México con las típicas cenas y discursos; en lugar de eso, Gianni Infantino optó por organizar un partido de futbol entre ex estrellas de este deporte, a fin de restaurar la imagen de la institución y exaltar las reformas que entraron en vigor el pasado 27 de abril con algo primordial como es el juego en sí.

Antes de que diera inicio el encuentro de leyendas en la cancha del Estadio Azteca, se ofreció una cena de bienvenida para los delegados y un show típico mexicano. El evento se realizó en el marco del 50 aniversario del coloso de Santa Úrsula, a celebrarse el próximo 29 de mayo, y qué mejor festejo que tener en su alfombra verde a personajes como José Mourinho, quien dirigió durante el encuentro a Luis Figo, Carles Puyol, Fabio Cannavaro, Clarence Seedorf, Fernando Hierro, Samuel Eto'o, Alexi Lalas, Mia Hamm, Ronaldinho, Miguel Salgado, entre varios otros y, para representar a México, el técnico nacional Juan Carlos Osorio estuvo a cargo de Jorge Campos, Miguel España, Manolo Negrete, Jared Borguetti, Kikin Fonseca y Germán Villa entre los destacados.

Para diversión de los locales, donde brilló Luis "Matador" Hernández, los de verde ganaron 9-8 a pesar del triplete de Pablo Aimar y el doblete de Figo. El encuentro se realizó en cuatro tiempos siempre bajo la lluvia y a un ritmo semilento, lo que permitía ver como algunos jugadores se tomaban su tiempo para charlar en el campo que fue reducido a la mitad para este partido. Al finalizar, un mariachi despidió a las estrellas, mientras que Mourinho fue el personaje que más tiempo le brindó a la prensa en una zona mixta donde, además de no descartar algún día dirigir en el país, tuvo palabras de elogio para México.

"Conozco México bien pero no la ciudad. Las playas y el área de vacaciones lo disfruto mucho, pero la primera vez en la capital y en este mítico estadio es una gran experiencia con personas que nos conocemos entre otros, aunque no jugamos en el mismo equipo. A los mexicanos los conozco, los he visto jugar a través de la televisión y ellos me conocen aunque fue la primera vez que tuve contacto con muchos de ellos. Siempre es agradable, porque pertenecemos al mismo mundo".