Cortés ante el espejo

Como en el Clausura 2011, la presencia de Javier es vital para Pumas y sus aspiraciones rumbo al título; a la distancia, el volante se concentra en el presente y quiere una victoria contra América 

Javier Cortés, Pumas
Javier Cortés, Pumas (Iván Castillo )

Ciudad de México

El 22 de mayo del 2011 fue un día inolvidable para los aficionados de Pumas. Aquel domingo, los universitarios, dirigidos por Guillermo Vázquez, como ahora, salieron a las calles para celebrar el séptimo título de la institución. Pero para Javier Cortés, autor del gol del triunfo en la Final de vuelta en CU, ese día marcó una pauta en su trayectoria profesional.

Corría el minuto 77 de juego, cuando Cortés Granados se encarriló con determinación por la banda derecha. El entonces dorsal '15' eludió la marca de hasta cuatro rivales, todos en el área purépecha, y venció a Federico Vilar con un potente derechazo. Era el gol del título, el tanto del triunfo y el que proyectaba a Javier como una realidad del balompié nacional con tan solo 22 años.

A partir de ahí, la carrera del introvertido futbolista comenzó a tomar una espiral descendente, pese a que en 2012 formó parte de la selección olímpica que logró la medalla de oro en Londres; Cortés dejó de sorprender con Pumas y su nivel se estancó, al igual que sus labores. Perdió protagonismo y escasas fueron las veces que marcaba diferencia.

Desde hace poco más de un Universidad Nacional, una de sus mayores encomiendas fue la de recuperar, paulatinamente, la ambición de un jugador desequilibrante. Dos torneos le llevó al estratega descifrar que Javier ahora hace más daño creando volumen de juego, como un contención mixto, que a velocidad pegado a la banda.

Ha sido el Apertura 2015, más de cuatro años después de estar en los cuernos de la luna, que tanto técnico como dirigido, lograron recuperar la fórmula combativa. Hoy, el nivel de juego de Cortés es óptimo, vital para los auriazules: "Me siento muy bien, muy a gusto, feliz con el regreso después de la lesión (desgarre muscular que lo alejó durante 15 días), que es lo más importante, para ayudar al equipo", dijo hace unos días el '7'.

Al igual que en el Clausura 2011, los Pumas de Memo y de Cortés gobiernan en la Liga y ya están clasificados a la fase final, donde ingresarán como el primer lugar. Pero antes deberán medirse al América, un rival añejo, un partido clásico, una prueba dealto grado, tanto para Vázquez como para Javier, para entender hasta dónde podrán aspirar en la Liguilla.

"Contra América hay una rivalidad importante, son esa clase de juegos que no te quieres perder y que deseas salir a dar lo mejor de ti. Como canterano de esta institución, espero conseguir un resultado importante, más allá de que ya estamos en Liguilla".

DESEA VOLVER AL TRI

Como el verano donde logró su primer campeonato, Javier Cortés mantiene los deseos por sobresalir y representar al máximo combinado nacional; el mediocampista anhela enfundarse con los colores del cuadro mexicano y le motivan los recientes llamados de Luis Fuentes y Alejandro Castro, sus compañeros de equipo. Y es que no se conforma, quiere volver a los primeros planos, resurgir.

"La realidad es que los llamados de los compañeros a la selección (Fuentes y Castro) motivan a uno; te pones como meta estar ahí, y que te consideren. Trascender a nivel colectivo nos ayudará para que esto suceda; en lo personal, me da gusto que otra vez Pumas forme parte de la selección".