“En mi corazón quiero el empate”

El Cuate Calderón vivió sus mejores momentos como futbolista en las Chivas, pero también le guarda cariño a los Leones Negros, así que desea que ambos clubes recuperen terreno en la Liga

Ignacio 'Cuate' Calderón
Ignacio 'Cuate' Calderón (Mexsport)

Guadala

Fue la máxima contratación de los Leones Negros en 1975 y la más cara del futbol mexicano de ese año. Tres millones de pesos fue lo que se pagó para que dejara al Rebaño Sagrado y se fuera a la Universidad de Guadalajara. Era el portero de moda, era pieza clave de las Chivas, mundialista y tenía tanta fama, que salía hasta en fotonovelas.

Ahora, Ignacio Calderón habla sobre el partido entre Chivas y Leones Negros y afirmó que opta por un empate, porque se van a enfrentar sus dos amores.

"En mi corazón es un empate. Pese a que en Chivas estuve 13 años y ahí me di a conocer, durante mi carrera juvenil, pues llegué a los 15 años y jugué 13, y en la UdeG jugué solo cinco, el Guadalajara me dio la fama, el nombre, llegué hasta selección nacional en dos ocasiones, jugué dos Mundiales estando como jugador de Chivas y la Universidad es una gran institución que me dio una carrera profesional, como cirujano dentista y realmente también quiero muchos los colores de la UdeG".

Pese a que su historia de cómo pasó de Chivas a Leones Negros es muy famosa, el Cuate Calderón recordó como fueron esos cuatro meses de incertidumbre, donde no podía jugar en Chivas porque estaba "bloqueado" por el presidente rojiblanco, Jaime Ruiz Llaguno, quien le negó un aumento salarial y por eso fue vendido por 3 millones de pesos a la UdeG.

"Se terminó mi contrato en el Guadalajara y yo pedí una cantidad, que pensaba que la merecía, pues ya tenía tres campeonatos nacionales con Chivas, dos Mundiales, era el portero titular de la selección, creo que merecía un aumento considerable y el Guadalajara no me lo quiso dar, y por ese aumento ellos me pusieron en una cantidad intransferible, una cantidad muy grande y además me cerraron las puertas, duré cuatro meses sin entrar al club Guadalajara, querían que firmara y me presionaban.

"Por fortuna, a los cuatro meses llegó la Universidad de Guadalajara y me habló el rector y me dijeron que si quería ir a su equipo, hasta me dijo 'no me importa lo que cuestes', entonces dije que sí me gustaría ir y me citaron en la casa del rector, firmé el contrato y se hizo la transferencia de parte de la Universidad de Guadalajara".

A Calderón le gustó la manera en que los Melenudos regresaron a la élite nacional y ahora que están en Primera, espera que se mantengan por muchos años más.

"Saber que Leones Negros está en Primera me dio mucho gusto, le sufrí mucho, pues este equipo tiene muchos aficionados, inclusive, hay gente que tiene su equipo preferido y aun así siente simpatía por los Leones, no sé qué tenga ese equipo. Sabemos que tiene una gran afición, con solo pensar en los estudiantes, maestros y trabajadores, en lo personal me dio mucho gusto y veo dos grandes equipos y sufriendo con ellos".

Sobre la actualidad del Rebaño Sagrado, don Nacho Calderón señaló que Jorge Vergara ha hecho una gran inversión y que espera que los jugadores saquen al Rebaño de este tobogán en el que se encuentran y descartó que el empresario sea el culpable de la situación.

"Claro que sí sufro, así como estoy sufriendo viendo al equipo de mis amores, que me dio la oportunidad futbolísticamente, yo y como todos los aficionados Chivas queremos que estemos en los primeros lugares y desgraciadamente llevamos muchos años, con esa incertidumbre de estar abajo, pues me da tristeza y también veo que la directiva hace esfuerzos como ahora que contrató jugadores de primer nivel, pero que realmente no hemos tenido la satisfacción de que esos jugadores brinden todo su esfuerzo y eso no tiene nada que ver el dueño del equipo, sino los jugadores que están dentro de la cancha que se brinden por el amor a la camiseta, que antes sí había, y que ahora todo está comercializado y todo es dinero, dinero y dinero, sé que la carrera es corta y todo camina sobre eso, pero hay que tenerle cariño a la camiseta, y que hay una deuda grande con la afición y esperemos que pronto salgan de esa mala racha".