El éxito de los Martínez en el futbol mexicano

Criticados por la multipropiedad con la que se mueven en diferentes plazas del balompié nacional, la familia liderada por Jesús Martínez Patiño, presidente de Grupo Pachuca, sigue demostrando su poderío tras llegar a la Final del Ascenso MX con los Mineros de Zacatecas

Jesús Martínez Murguía y su padre Jesús Martínez Patiño con el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu
Jesús Martínez Murguía y su padre Jesús Martínez Patiño con el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu (Mexsport)

Ciudad de México

El milagro no pudo darse en el Estadio Victoria, pero el simple hecho de que los Mineros de Zacatecas, con muy poco tiempo de haberse creado, hayan disputado ya una final en el Ascenso MX, respalda el imperio que Grupo Pachuca, a través de su presidente Jesús Martínez Patiño, ha logrado acuñar en el futbol mexicano.

Desde que Jesús comprara al estado de Hidalgo el Club Pachuca por menos de 100 mil dólares, la historia de éxitos no ha cesado en una empresa que, en sociedad con Carlos Slim, ostenta hoy además al Club León y los citados Mineros de Zacatecas.

Grupo Pachuca ha sido duramente criticado por aquellos que van en contra de la multipropiedad en el futbol mexicano, pero tiene ya entre sus vitrinas siete títulos de Liga, cinco con los Tuzos y dos con La Fiera, quien aparte de Pumas, presume ser uno de los únicos bicampeones en la era de los torneos cortos.

El éxito ha sido tal, que en el Clausura 2014, tanto Pachuca como León disputaron la Final del futbol mexicano, en un hecho que enfrentó a padre e hijo (Jesús Martínez Murguía) en la presidencia de ambos equipos.

Además del equipo zacatecano, los equipos de Grupo Pachuca, sobre todo el cuadro hidalguense, ha aportado gran cantidad de jugadores a las diversas categorías de selección mexicana, sin mencionar la Universidad del Futbol, cuna de varias figuras del denominado 'Equipo de México' y el complejo de Alto Rendimiento Tuzo.

Hoy, más allá de la derrota en la final del Ascenso frente al Necaxa, Mineros comprobó que tiene el ADN triunfador de la familia Martínez, y que con la inversión adecuada, está preparada para pelear, en un futuro no muy lejano, su plaza en el máximo circuito.