A Tigres le ha costado más

El equipo regiomontano ha gastado alrededor de 136 millones de dólares en la contratación de 97 jugadores en la última década; 100 millones más de lo que ha invertido Pumas

Ciudad de México

Hoy Tigres está de fiesta, logró un sonado triunfo en el juego de ida de la gran Final del futbol mexicano cerrando un año incomparable. Sin embargo, este rumbo para nada ha sido fácil, pues para conseguir el éxito ha tenido que ir en un camino de prueba y error con una cantidad inimaginable de refuerzos. Incluso, el gasto que ha hecho el equipo regiomontano ronda los 136 millones de dólares, de acuerdo con algunas cifras filtradas en la prensa, así como los datos de la página especializada Transfermarkt.com.

En total son 97 las contrataciones que los felinos norteños pueden presumir, en una cuenta que abarca desde el Apertura 2005 hasta el Apertura 2015 y que traducidas a números finales han aportado tres finales del futbol mexicano, un campeonato de Copa y una final de Libertadores.

La cuenta de refuerzos felinos en la última década inicia como mencionamos anteriormente, en el Apertura 2005, torneo en el que llegaron los primeros cuatro; el central brasileño Julio César Santos y su compatriota Sebastiao Pereira Didi, el argentino Sixto Peralta y el nacional Jaime Lozano. En una inversión de casi 5 millones de dólares.

De ahí empezó el desfile de elementos costosos que pasaron sin pena ni gloria, como Francisco Fonseca que le valió 4.5 millones de dólares al equipo o el panameño Blas Pérez que le costó arriba de los 3 millones de dólares. Fueron años donde la inversión no rendía frutos, pues el equipo ni siquiera era un protagonista en la Liguilla.

Fue en el Apertura 2010, cuando regresó Ricardo Ferretti al timón de los Tigres que el equipo empezó a fichar con mayor criterio. Desde esa temporada llegaron elementos como Hugo Ayala, Juninho, Jorge Torres Nilo además de Damián Álvarez, quienes hoy son parte fundamental del club.

En este primer torneo los felinos no pudieron calificar pero dejaron las bases de una zaga, dejando oportunidad a buscar la ofensiva, lo que comenzó a armar en los torneos posteriores. Para el Apertura 2011, vino el redondeo de la plantilla y la primera cosecha.

De ahí siguieron las contrataciones, hasta que el equipo pudo plantarse a una nueva Final, ahora ante América en el Apertura 2014, con jugadores como Nahuel Guzmán, Antonio Briseño, Egidio Arévalo, Joffre Guerrón, entre otros.

Llegamos al 2015 donde el equipo disputó Liga y Libertadores por tanto tuvo que armar un cuadro nutrido. En total fueron 12 jugadores los que se contrataron este año; Édgar Solís, Dieter Villalpando, Darío Carreño, Amaury Escoto, Rafael Sobis y Enrique Esqueda entre los más destacados.

Para el Apertura 2015 el objetivo fue claro, disputar y buscar el título de Libertadores y luego la Liga. Para eso contrataron a Jürgen Damm, Javier Aquino, André-Pierre Gignac, además de Ikechukwu Uche, con estas piezas Tigres logró dos finales, la del torneo mexicano que perdió ante River Plate y la de la Liga MX que está ganando a Pumas de la UNAM por 3-0 en el global.

La inversión en este último torneo fue la mayor que se ha dado, pues el equipo gastó casi 20 millones de pesos; eso sin contar, el dinero que según ha trascendido (12 mdd) le dio a Gignac para que se animara a venir a México, toda vez que era jugador libre y además recibirá un salario de 6 millones de dólares anuales.


A comparación de Tigres, Pumas mantiene cierta mesura a la hora de desembolsar recursos por sus refuerzos, es una premisa histórica para el club. Los del Pedregal han gastado un aproximado de 39 millones de dólares en los últimos 10 años (100 mdd menos que su rival en la Final), en cuanto a las incorporaciones que han fortalecido su plantel a lo largo de los últimos 20 certámenes de seis meses de duración. Dentro de estos movimientos, son pocos los futbolistas que alcanzan o rebasan los 3 millones de dólares, que es el tope de pago en este tiempo.

Préstamos, regresos de viejos conocidos y escasas compras elevadas, así se resumen los refuerzos de Universidad Nacional desde el Apertura 2005. Solo los casos de tres delanteros argentinos se ponen cerca de lo que Tigres ha invertido recientemente (de acuerdo con cifras de Transfermarkt.com). Ignacio Scocco, Martín Bravo y Emanuel Villa, alcanzaron y superaron los tres millones de dólares, siendo estas cifras las más caras de la institución desde hace una década.

De este nutrido grupo, siete jugadores han arribado sin costo, más allá de su salario, pues llegaron libres a CU o en calidad de préstamo. Actualmente, Alejandro Castro y Yosgart Gutiérrez mantienen contrato con Cruz Azul, a la espera de otra determinación por parte de los felinos una vez que se cumpla su estadía pactada. De origen mexicano, Juan Carlos Cacho, que arribó para el Apertura 2008, registró un costo de 2 millones 250 mil dólares —siendo el más caro en este renglón—, procedente de Pachuca. En CU permaneció hasta el 2012.

CUATRO AÑOS SIN COMPRAR

El Torneo Apertura 2008, en el que llegaron el propio Cacho, Dante López y Martín Bravo, fue el último en el que Universidad Nacional abrió la chequera para traer gente de fuera. Cuatro años tuvieron que pasara para que desembolsara efectivo por materia prima. En este tiempo consiguió dos títulos (Clausura 2009 y Clausura 2011), agotando la máxima cantidad posible de recursos producidos en La Cantera.

Con la llegada de la actual directiva que hasta la fecha encabeza Jorge Borja Navarrete, en el Apertura 2012, en el equipo volvieron a figurar las transferencias. Tan solo ese torneo, cinco nuevos elementos ficharon por la escuadra y desde entonces, se contabilizan un total de 24 transferencias, de las que solo 10 se mantienen en la plantilla auriazul.

INVERSIÓN QUE NO RINDE

A partir del Clausura 2013, Pumas volvió a fichar del mercado externo, y desde entonces, 10 futbolistas han pasado por las filas de los de azul y oro, pero pocos han sido los éxitos a nivel de cancha. De esta decena de jugadores, solo cuatro siguen en el plantel que alcanzó la final (Dante López, Ismael Sosa, Silvio Torales y Gerardo Alcoba), pero solo dos —el argentino y el uruguayo—, han logrado tener un desempeño destacado. El resto han pasado con más penas que glorias.

Por si fuera poco, de los 41 futbolistas que se han enlistado en Pumas durante los últimos 10 años, apenas 14 son mexicanos por nacimiento, ni la mitad de la lista. Algunos, como Jehú Chiapas, Jaime Lozano o Antonio Sancho, volvieron al club después de una estadía en diferentes horizontes. Ninguno de estos tres consiguió afianzarse y salieron de la institución poco tiempo después.