FIFA 16, sin sorpresas

Un poco igual, un tanto diferente, esta vez el juego oficial de la FIFA de EA Sports innova con los equipos femeniles, pero queda lejos del ¡guau! de otros años

Presentación del FIFA 16
Presentación del FIFA 16 (Mexsport)

Ciudad de México

En FIFA 16 las cosas se sienten diferentes, a pesar de jugarse igual. El juego es más difícil y a la vez más gratificante. Es algo que no perjudica la experiencia, al contrario, incita a planear mejor las jugadas, analizar la estrategia del rival, cambiar constantemente de alineación y prestar atención a las habilidades de cada integrante del equipo.

Gracias a la física lograda con el Ignite Engine, que luce mucho más en FIFA 16, quedaron atrás los días en que los jugadores parecían tener un imán durante la posesión y recepción del balón. En el terreno de juego los pases deben ser aún más precisos en cuanto a fuerza y dirección, las entradas cuerpo a cuerpo deben realizarse con más cuidado y sin abusar tanto de la presión al contrario, ya que el arbitraje es más estricto.

Algo bastante notorio es que la inteligencia artificial realmente se siente mejorada, principalmente en el área defensiva, que ahora cierra más los espacios y gracias a nuevas animaciones y movimientos en los jugadores, busca tapar el balón a como dé lugar. Lograr que el esférico conecte al fondo de la red requiere mucho más mérito.

Pero por otro lado, las animaciones de los jugadores se sienten un poco acartonadas por momentos, sin fluidez y sin naturalidad. Los rostros son muy parecidos a sus contrapartes reales, pero, por poner un ejemplo, durante un sprint para llegar a la portería y en movimiento para gol, si lo vemos en la repetición, la acción pierde todo realismo y eso es algo que hace que FIFA 16 pierda cierta espectacularidad.

Pero para el fan de hueso colorado, para el "hincha digital fifero", será difícil decirle que este año le falta algo al gran clásico del futbol digital, y como decíamos en la reseña de PES, ambos juegos son incomparables, cada uno tiene sus detalles, sus cosas especiales, y sin duda algo que marca una gran diferencia con Konami son las famosas licencias, que constituyen un punto a considerar si de realismo hablamos.

Este año por primera vez, tras 22 de existencia, EA sports incluyó la opción de futbol femenil. En definitiva es un aditivo bastante interesante y fresco para la serie.

Aquí la diferencia es notoria en cuanto al ritmo y la velocidad de los partidos, se siente en cada jugadora una física más liviana y los impactos cuerpo a cuerpo son menos fuertes. En estos partidos, la cantidad de espacio en la cancha es mayor, lo que permite vislumbrar una táctica con mayor detenimiento. Aunque simplemente se ofrece un corto torneo internacional (con 12 equipos en total) se aprecia el interés de EA por incorporar selecciones femeniles y así atraer la atención de ese público.

Entre los detalles interesantes de éste, están más juegos de habilidad, un torneo de pretemporada internacional en el modo carrera y el Fut Draft dentro del modo FIFA Ultimate Team (FUT), así como la submodalidad Draft, que permite obtener equipos de ensueño de una manera rápida (pero costosa) que se podrán usar en un número limitado encuentros con el objetivo de acumular grandes ganancias virtuales para seguir comprando jugadores y consumibles.

En resumen, FIFA 16 no es malo, pero no es tan espectacular como otras ediciones que nos han dejado con el ojo cuadrado, este año es una gran compra para el fan y para pasar un buen rato con los cuates, pero nada que cambie el rumbo del futbol digital. Game On!