León, campeón del Apertura 2013

Con goles de Mauro Boselli (12'), Ignacio González (51') y Edwin Hernández (72'), el equipo esmeralda se llevó el título del futbol mexicano en la cancha del Azteca, ante un América que no logró marcar en la Final (5-1)

Ciudad de México

Segundas partes nunca fueron buenas. El cuento de hadas de Miguel Herrera acabó con una estampa de frustración en el Estadio Azteca, donde América perdió 3-1 ante León, que esperó más de 20 años, pero finalmente celebró un nuevo título de Primera División.

El equipo, co-propiedad de Grupo Pachuca y Carlos Slim, logró lo que nadie en torneos cortos, coronarse ante las Águilas en su casa. Los del Piojo tenían la mesa puesta para proclamarse con drama, ante un público entregado a ellos, con un hombre menos y el antecedente del Clausura 2013, que invitaba a no descartarlos.

Pero hubo un equipo que supo hacer lo necesario para ganar un partido, hacer los goles. León es fiel a su estilo y aprovechó los primeros minutos, que suelen ser clave. Tomaron unos cuantos segundos para que Carlos Peña diera el primer aviso con una llegada que resolvieron los americanistas.

Luis Ángel Mendoza mató al minuto 8 la versión que dicta que América no tiene variantes, el reemplazo de Osvaldo Martínez se quitó a dos rivales para cimbrar la base del poste derecho de William Yarbrough.

Al 11', Mauro Boselli le ganó la espalda a los centrales, apareció tan solo que el Azteca enmudeció. Con gran técnica, el argentino prefirió acomodarle con la cabeza a Matías Britos, quien venía de frente. Pero la intervención de Moisés Muñoz fue oportuna.

Comenzó la ida y vuelta, Miguel Layún llegó por la banda izquierda que ha hecho suya, y encontró con un centro la frente de Narciso Mina. El ecuatoriano recibió la oportunidad ante el flojo partido de ida de Luis Gabriel Rey, pero perdonó.

Mina no fue la solución sino gran parte del problema. Al 28' dejó ir un mano a mano con Yarbrough, quien salió valiente por el balón, y al 35' realizó un remate desastroso: apenas conectó un centro por derecha. Increíble falla para terminar una jugada construida por Sambueza y el ‘Quick’ Mendoza; detrás del sudamericano venía Raúl Alonso Jiménez con mejor posición.

Dos minutos después volvió a cabecear, sin marca a las manos del portero. La respuesta de La Fiera fue contundente, ese empuje de los primeros minutos volvió a rendir frutos. Tras la falla azulcrema, León volvió a sacarle jugo a las ventajas que da Francisco Javier Rodríguez, el ‘Maza’ fue superado por Boselli, quien definió con clase. En ese momento, tras 12 minutos de partido, la final parecía definida.

Pero la lápida no los mató. De la mano de Rubens Sambueza, América buscó desequilibrar, pidió una falta por izquierda y no se la concedieron. Luego, al 24’, exageró un contacto en la entrada del área y se pintó de amarillo. Aquivaldo también se llevó la tarjeta por reclamar.

Los de Coapa cerraron el primer tiempo como aplanadora, muchas llegadas, muchos yerros y, a pesar de la ineficacia de sus atacantes, Nacho González les dio vida; tras un recorte de Sambueza, el central esmeralda la empujó en propia puerta.

Así comenzó la segunda mitad, embates de Sambueza y una muy cercana de Jiménez. Pero toda la efectividad del torneo sirvió de poco. Perdonaron todas mientras que González hizo buena la primera que tuvo. En un cabezazo de tiro de esquina, y el 2-1 que terminó con la ilusión del local.

La tarde no pudo ser peor para el ‘Maza’. Tras el segundo tanto del nuevo campeón del futbol mexicano, los americanistas alegaron otro penal a Sambueza cuando en el contragolpe, el seleccionado mexicano se vio obligado a detener a Britos. La falta y la tarjeta roja subsecuente sellaron una actuación en la que Rodríguez, al menos, tuvo el valor de ofrecerle una disculpa a los aficionados antes de salir por el túnel.

El gesto no le va a quitar la sanción. En la impotencia le lanzó el balón al árbitro Roberto García Orozco, sin violencia, pero con intención.

Muy tarde, Miguel Herrera decidió meter a Luis Gabriel Rey. El colombiano entró faltando 20 minutos ante otro remate deficiente de Mina, y el abucheo de 100 mil personas evidenció al jugador que falló cuatro oportunidades claras.

Edwin Hernández liquidó instantes más tarde. Un arribo por izquierda y otro remate fino. Al equipo de Matosas todo le salió bien, a pesar de que no tuvo el balón y le apedrearon el rancho,  William Yarbrough llegó a todas; la ausencia de Burbano de arranque no pesó, llegó la sexta Liga y Rafael Márquez fue campeón por primera vez en México.

El ‘Piojo’ Herrera abrazó al uruguayo antes de salir por ser expulsado, 10 minutos antes el partido se había acabado. Esta noche en el azteca fue La Fiera la que rugió.