Su propia historia

Ubicado como defensor central, en la Segunda División nacional, Emilio Omam-Biyik, hijo de Francois, intenta ganarse un sitio de honor dentro del balompié mexicano

Emilio demuestra control de balón después de la entrevista
Emilio demuestra control de balón después de la entrevista (Francisco Arredondo )

Ciudad de México

En Reynosa, Tamaulipas camina un joven de cerca de dos metros de estatura, de piel negra y rasgos africanos, es mexicano y de nombre Emilio Omam-Biyik, nacido en marzo de 1995, justo cuando su padre el camerunés Francois Omam- Biyik, triunfaba con las Águilas del América, que rompían la Liga nacional bajo las órdenes del holandés Leo Beenhakker.

Desde hace casi dos décadas el destino de este joven estaba marcado, el futbol que trajo a su padre a estas tierras, se convirtió en el vehículo que lo llevaría de regreso al país donde vio por primera vez la luz y donde ahora busca forjar su destino como defensa del Reynosa FC de la Segunda División Premier.

Emilio, el segundo de los tres hijos de Francois, pero el único que nació en México y quien a los cuatro años se fue a vivir a Francia, pero hace cinco meses tomó la decisión de buscar un futuro y sin tener que depender al cien por ciento de la fama y trayectoria de su padre, tocó las puertas con la dirigencia de La Roja de Reynosa, que de inmediato lo fichó. Atrás dejó su paso por Le Berrichonne de la Liga 2 de Francia porque una lesión provocó que causara baja, y fue así que enfocó sus intereses en México, donde quiere jugar en un futuro con el América y con la selección nacional. Hace un lustro fue buscado por el técnico Raúl Potro Gutiérrez para el Tricolor Sub 17, el mismo que ganó el título en el estadio Azteca:

"Quiero triunfar aquí en mí país, porque mi padre siempre me ha dicho que es un buen país para el futbol y ahora se me ha presentado la oportunidad de hacer mi carrera acá. Tengo que jugar bien para demostrar que no solo soy hijo de Francois Omam-Biyik", sostuvo el joven que en marzo próximo cumplirá 20 años.

"Quiero jugar en la selección mexicana, porque es la selección de mi país, porque soy y me siento mexicano y creo que desde ahí me puedo abrir muchas otras puertas en otras partes y así poder triunfar como futbolista", arremete con certeza. Habla poco español, pero se esfuerza para darse a entender y aprender lo más pronto posible el idioma; ya sabe que no puede perder tiempo en ese aspecto, pero mucho menos en lo futbolístico, por eso trabaja arduamente para ser considerado por el técnico Ramón Villa Zevallos, quien le tiene como parte de sus jugadores base.

Emilio vive en Reynosa con dos compañeros del equipo, no solo lejos de sus padres, sino de su esposa e hija recién nacida de nombre Carmen, quienes radican a las afueras de París, pero que son su motor en esta nueva aventura en su vida y su carrera, esa que quiere proyectar desde el submundo del futbol mexicano, como es la Segunda División.

"Todos los días vivo con el señalamiento de que soy el hijo de Francois Omam-Biyik, pero también me gustaría que el país me diera la oportunidad de demostrar quién soy futbolísticamente. Yo soy mexicano y quiero que México se sienta orgulloso de mí con lo que puedo hacer", dijo "A veces me siento como un extranjero aquí, porque soy moreno, pero la gente me dice que no lo vea así, que soy mexicano y eso me pone feliz, contento de que me vean así", relató Emilio en entrevista exclusiva.

Empezar su carrera lejos de los relectores que pudiera tener en otras divisiones, principalmente en la Liga MX, más allá de considerarlo como una frustración, es una motivación, porque está convencido de que ese es el mejor camino que puede andar para brillar, tiempo después, en la elite del balompié nacional. "Quiero triunfar en México y ahora solo pienso en dar todo para que mi equipo, Reynosa FC, pueda conseguir estar en el Ascenso MX más tarde; creo que tenemos que ir de la mano con este club que ha confiado en mí. En Francia dejé a mi esposa e hija y ellas siempre me motivan para no vencerme, quiero hacer mi propia historia aquí en mí país, para eso regresé y lo voy a cumplir".