Daniel Osorno, creador de sueño y disciplina

La ex figura del Atlas, entrena a jóvenes de escasos recursos para incentivarles a cumplir sus metas.


Guadalajara

Dejó de volar por la banda izquierda para convertirse en mentor. Aunque hace meses se retiró del futbol profesional, Daniel Osorno no ha abandonado totalmente las canchas. Y es que desde finales del año pasado integra el proyecto gubernamental ‘Glorias del deporte: futbol, escuela de vida’, donde ex jugadores se convierten en entrenadores y guías para jóvenes que viven en zonas marginadas de varios estados.

Glorias del Deporte fue proyectado por el presidente Enrique Peña Nieto para derrotar a las adicciones y delincuencia organizada a través del futbol. En cada una de las sedes, los deportistas dirigen a jóvenes entre 10 y 16 años, enseñándoles no sólo fundamentos deportivos, sino valores dentro y fuera de los terrenos.

El ex delantero de Atlas, quien se ha trasladado a Sinaloa para encargarse de la sede de Culiacán, transmite día a día las experiencias que acumuló durante su paso por el Máximo Circuito y Selección.  

Osorno, en charla con La Afición, acepta que esta experiencia ha cambiado su vida.

“Es un gran proyecto, una escuela de vida para jóvenes de 10 a 16 años. Para mí es una gran experiencia, aprendes de lo que te gusta, que es el futbol, enseñas a los niños lo que aprendiste durante 14 años en el futbol, así que es algo muy motivante porque te ayuda a prepararte para más adelante ser entrenador o auxiliar. 

“He aprendido de todo un poco. Es la primera vez que soy entrenador, es una gran responsabilidad enseñarles a los niños cómo prepararse, cómo tener disciplina, cómo cumplir sus sueños y objetivos. Yo estoy muy agradecido por la oportunidad que me brindó Glorias del Futbol, porque muchos futbolistas terminan su ciclo como jugador y no hayan qué hacer y eso te ayuda a crecer y madurar”, expresó.

Pero esta iniciativa no sólo conduce al joven hacia el deporte, sino que luego de cada uno de los entrenamientos fortalecen la parte personal con psicólogos.

“Es un programa que no tiene como objetivo sacar talentos, sino crear disciplina en los niños y jóvenes, encaminarlos para que no se vayan a la drogadicción, que no anden de vagos, que vayan a la escuela. Es un programa de cuatro horas, dos horas están conmigo en la cancha y las otras dos con un profesor que los orienta, los prepara, los educa y es algo muy importante”,  dijo.

Daniel reconoce lo complicado que fue para él y su equipo de trabajo convencer a los casi 100 jóvenes que entrenan a tener disciplina para el deporte, pero hoy, a punto de que Glorias del Deporte aumente a 40 sedes, se dice satisfecho con la respuesta que ha tenido de cada uno de sus pupilos. Incluso cree que alguno de ellos puede llegar a las máximas esferas del futbol.

“Al principio (los chicos) no nos creían, decían ‘qué hacen estos profes aquí’, pero poco a poco los chavos se han ido involucrando, han creído en nosotros y aproximadamente tenemos 100 niños. Lo más complicado para nosotros fue que los chavos no tienen disciplina, no tienen el empeño de levantarse temprano, pero fuimos motivándolos para que se levantaran temprano a entrenar, y ahora puedo decir que los chavos están muy metidos con nosotros.

“Hay calidad, hay gente que tiene sueños, están chicos y están en la edad de prepararlos para que más adelante puedan tener una prueba en un equipo de Tercera o Segunda División”.