Los fantasmas nunca se fueron

Cruz Azul fue eliminado por el León al dejar ir una ventaja de dos goles fortaleciendo el mito de la maldición del superlíder y el de los fantasmas propios que impiden a este equipo ser campeón de liga desde hace 17 años 

Cruz Azul vs León, cuartos de final vuelta
Cruz Azul vs León, cuartos de final vuelta (Mexsport)

Ciudad de México

El coloso de la colonia Noche Buena albergó hoy una vez más un duelo de liguilla del campeonato mexicano, se trató del juego de vuelta de cuartos de final entre el actual campeón León y el superlíder del torneo Cruz Azul.

Para este cotejo ‘La Máquina’ llegaba con ligera ventaja en el marcador global (1-1), pues el gol de visitante le permitiría manejar el partido de forma más cómoda; ‘La Fiera’ por su parte, llegaba con la consigna de hacer un buen partido que les permitiera refrendar la corona obtenida el torneo pasado frente al América.  

Apenas silbó el árbitro del encuentro Fernando Guerrero, Cruz Azul dio el primer aviso de peligro sobre la cabaña de William Yarbrough, con un disparo de Mauro Formica que se fue por encima del arco. Los celestes presionaban desde tres cuartos de cancha complicando la salida del cuadro leonés.

El duelo parecía encontrar paridad cuando un desmarque de Formica dejó al argentino frente al guardameta visitante para de media cruzar su disparo, William atajó el primer intento pero no pudo quedarse con el balón, mismo que quedó en dominios de Mariano Pavone quien únicamente empujó el esférico para poner el 1-0 y 2-1 global en el marcador; León necesitaba dos goles.

Minutos después, Mauro Boselli impactó de cabeza un tiro de esquina que pudo significar el pronto descuento en el marcador, Corona atento evitó la reacción felina.

Mauro Formica, que ya había avisado en la jugada del gol cementero, recibió un pase de Rojas dentro del área grande, controló, levantó la mirada y en esta ocasión cruzó lo suficiente su remate para que la estirada de Yarbrough no fuera suficiente y con ello marcar el segundo tanto de los locales en apenas 20 minutos de juego.

Aún con mucho tiempo por jugar, el técnico visitante no podía especular y necesitaba que el equipo reaccionara lo antes posible, para ello sacó a Matías Britos del campo y en su lugar ingreso Eisner Loboa para darle más verticalidad al ataque leonés.

La oncena visitante no tenía tiempo que perder y Mauro Boselli fue el encargado de meterle emoción al partido rematando un centro dentro del área chica para decretar el 3-2 en el agregado y con ello dejar al cuadro guanajuatense a un gol del pase a semifinales.

Con el golpe anímico que significó el gol de Boselli, León se fue con todo al ataque aunque la intensa lluvia no permitía desplegar un buen futbol y sin más acciones de peligro, concluyó una primera parte sin arrojar un claro favorito para acceder a la siguiente ronda.

Para los segundos 45 minutos y como se esperaba, ‘La Fiera’ salió incontenible por ese tanto que eliminara a los del ‘Profe’ Tena, Luis Montes estuvo cerca de lograr el cometido al meterle la testa a un centro  desde la banda derecha pero desafortunadamente para su causa, el esférico se fue por encima del arco de ‘Chuy’ Corona.

Las embestidas del visitante encontraron su recompensa al minuto 58. Nuevamente fue el ‘Chapo’ Montes el protagonista de la jugada que en esta ocasión si encontró su objetivo; el mediocampista condujo el balón desde tres cuartos de cancha, eliminó la tibia marca cementera y de pierna izquierda puso el marcador global 3-3, resultado que les daba el boleto a la llave previa a la gran final.  

Como era de esperarse, los cambios por parte de Cruz Azul no se hicieron esperar, Emana ingresó por Formica y Sergio Nápoles relevó a Rogelio Chávez. El equipo local presionaba con fuerza, y a cinco minutos del final se encontraron en una doble jugada la posibilidad del triunfo, pero el balón caprichoso golpeó en primera instancia en el travesaño para luego encontrar el poste tras un cabezazo de Marco Fabián.

Cruz Azul terminó su participación en el Clausura 2014 avasallando la cabaña del conjunto visitante, de una y otra forma intentaron sin éxito concluir de buena forma el certamen.

La maldición del superlíder volvió a hacer de las suyas, lamentablemente para la causa celeste, se ensañó con un equipo que seguirá a la espera de encontrar la gloría en el único torneo que al paso de los años se les sigue negando.