Coruco Díaz, un estadio de 500 millones en medio de la selva

El inmueble se encuentra a 10 metros de la iglesia de Santiago Apóstol.





Se invirtieron 500 millones de pesos para la reconstrucción total del estadio Coruco Díaz.
Se invirtieron 500 millones de pesos para la reconstrucción total del estadio Coruco Díaz. (Jesús Hernández Téllez)

Zacatepec/ Enviado

El camino a Primera División para el Zacatepec no estará tan difícil si se compara con el camino para arribar a su estadio.

El grupo inversor y el gobierno de Morelos invirtieron 500 millones de pesos para la reconstrucción total del Coruco Díaz y aún tendrán que invertir un poco más para tenerlo a la altura de las expectativas que se han generado. En la mayoría de pueblos de México, enfrente del templo más grande por lo regular hay una plaza pública, en la mayoría, porque en Zacatepec hay un estadio de futbol. Un inmueble para 22 mil personas
Los días de partido en Zacatepen las dos pasiones se juntan, se cruzan.

La iglesia de Santiago Apóstol y a diez metros el Coruco Díaz, vaya que el que diseñó el estadio frente al templo más importante de esta localidad es muy creyente o no quería perder tiempo en trasladarse de un sitio a otro.

Hay veces que el futbol es cuestión de fe y el que construyó este estadio, en medio de una selva cañera, tiene una enorme al conseguir 500 millones de pesos para regresar el futbol profesional a esta plaza.

Para llegar a Zacatepec se necesita tener paciencia, una camioneta 4x4, y un espíritu aventurero. A dos cuadras de la cancha hay un río que en épocas de secas se ve retador, aquello en temporal de lluvias debe ser un reto hasta el mismo Indiana Jones. Dicen que hace años la gente venía al estadio con cazanga y con machete, pues después de la jornada laboral en los ingenios azucareros del rumbo venían a ver a los alviverdes. Pero ahora han cambiado los cuchillos por celulares y tablets de última generación.

Por ahora el equipo navega en los últimos lugares de la tabla en el Ascenso MX y su vuelta a la elite futbolística mexicana se ve lejana. Donde viviría un Lucas Lobos o un Pablo Da Silva o un Oribe Peralta en un lugar como Zacatepec, esas son de las preguntas que no tienen una respuesta concreta en este momento por lo pronto la fiesta no termina en Zacatepec. Dicen que acá los carnavales son largos y duran días con sus noches, pero eso sólo pasa una vez al año a finales de febrero.