El himno de los niños

Con una colorida ceremonia, ayer se inauguró la edición número 16 de la Copa de las Naciones Danone; la representación mexicana debuta hoy


Este es el trofeo que ganará el campeón del torneo infantil
Este es el trofeo que ganará el campeón del torneo infantil (Héctor González Villalba)

Marrakech, Marruecos

No hizo falta más que unos tambores, unas castañuelas de metal y un guembri (instrumento tradicional de tres cuerdas conocido como el bajo árabe) para desatar la fiesta de los niños. A cierta edad cualquier motivo es suficiente para provocar la euforia y la diversión, tal como sucedió en el inicio la edición número 16 de la Copa de las Naciones Danone.

El mosaico multicultural que se formó en las canchas aledañas al estadio Marrakech fue el principal distintivo de la ceremonia inaugural del torneo internacional infantil, que durante tres días enfrentará a 32 selecciones nacionales de la categoría Sub 12. Una vez que se terminó el protocolo, con la presentación de las 32 selecciones y las palabras de bienvenida por parte del responsable de comunicación social de la empresa Danone a escala mundial; entonces sí vino el comienzo de la verdadera i esta, en la que los casi 400 infantes convivieron entre ellos, compartiendo porras, cánticos y, sobre todo, muchas risas.

Pero a esta celebración había que darle el toque distintivo del país sede, Marruecos, por eso como punto culminante de la ceremonia de inauguración llegaron los músicos y danzantes a interpretar el gnawa, uno de los rituales más emblemáticos de la región árabe.

Para cerrar llegó el momento de que Marruecos compartiera un poco de su cultura, fue aquí que comenzó la verdadera i esta; las formaciones desaparecieron y los niños empezaron a convivir entre sí. Ahí se podía apreciar a los argentinos enseñándoles el “¡oé, oé, oé, Messi, Messi!” a los japoneses, los senegaleses mostrándoles unos pasos de baile a los chiquillos estadunidenses, y los mexicanos intercambiando unos banderines por un canguro de hule australiano.

Así, con unos tambores, castañuelas y un típico instrumento de cuerdas se armó la i esta de los niños en su pequeño Mundial. Aquí el ingrediente más importante fue la convivencia entre ellos, y fueron las sonrisas, los abrazos y las muestras de afecto entre estos desconocidos lo que le dio color al mosaico multicultural que representa esta competencia.

A esta edad las rivalidades deportivas pasan a segundo término; sí, éstas se irán desarrollando a lo largo de la carrera profesional de cada infante, aquí todavía el futbol tiene el rasgo esencial con el que nació: ser únicamente un juego de niños.

LA ACTIVIDAD DE MÉXICO
Por la mañana, el equipo de Chivas Sub 12, que en esta ocasión representa a México, tuvo una sesión recreativa en las canchas donde a partir de hoy se disputará el torneo. El conjunto rojiblanco ensayó los disparos a los ángulos de las porterías, así como los pases cortos. El buen ambiente prevalece en el conjunto que intentará superar lo hecho por otras representaciones del mismo club, como lo fue el quinto lugar que ganaron en 2013.

Cada uno de estos chiquillos anhela llegar al profesionalismo, por eso entienden la oportunidad que tienen al representar a una selección mexicana en un torneo internacional.

Hoy, poco antes de las 11 mañana (hora local) la selección infantil enfrentará su primer compromiso del torneo ante Inglaterra, casi dos horas después tendrán su segundo partido, esta vez enfrentando a Portugal, y finalmente por la tarde cerrarán su participación en el Grupo B con su duelo ante Egipto.

Al igual que en el Mundial mayor, de los ocho grupos que hay en esta Copa de las Naciones Danone, avanzan a octavos de  final el primer y segundo lugar de cada uno; sin embargo, los equipos que van siendo eliminados también tendrán partidos para determinar su posición final luego de los tres días de competencia.