Cien años de pobreza y grandeza

Atlante cumplirá su Centenario este 18 de abril y miles de aficionados pintaron de azulgrana el Ángel de la Independencia y la colonia Roma


Ciudad de México

Las mantas de los aficionados del Atlante mostraban '1916-2016', el tiempo de su Centenario, que este lunes conmemorará el equipo azulgrana. Los Potros de son un escuadrón que salió del pueblo, donde el mismo Valentín Martínez, hijo de Trinidad Martínez 'Pata de Oso', quien junto a su hermano Refugio Martínez, fueron los forjadores del club humilde. Ellos comenzaron una historia de probreza y grandeza.

"Se necesita que haya la pobreza en la que surgió el Atlante; ahora que ya tienen todos los medios, se han olvidado de la historia. Que recuerden la historia, que recuerden de dónde salió, y ahora que tienen lo necesario tienen que volver a resurgir, porque el Atlante no queda ahí en la Segunda División, tiene que estar en la Primera y otra vez debe de ser el mejor equipo del mundo", mencionó el heredero, quien junto a los más de tres mil azulgranas se dieron cita para develar la placa de los cien años de existencia del 'Equipo del Pueblo'.

Azulgrana que pintó la avenida sobre la que reposa el Ángel de Independencia, punto de encuentro para las almas que aun tienen esperanza de que los Potros de Hierro asciendan en este Clausura 2016, que en días pasados calificaron a la Liguilla, un camino que los seguidores sienten como un regreso a casa, los primeros planos del futbol mexicano.

"Me siento emocionado, no me cae el 'veinte' pero, al ver esta realidad, no hay otra cosa que decir, son 100 años, el Atlante cumple 100 años, un equipo que ha tenido una historia popular. Creo que no hay un equipo que tenga la historia que tiene el Atlante; no hay un equipo que haya nacido de la pobreza, no hay un equipo que haya alcanzado el éxito del Atlante", dijo Martínez.

A pesar de la luz y sombra que ha atravesado el Atlante, los fanáticos defienden sus colores y fue así que lo demostraron en las calles de la colonia Roma en la caravana realizada por niños, jóvenes, adultos y gente de la tercera edad: una familia.

"El símbolo de la pasión en mi vida, trato de entregarme en todos los aspectos, con mi familia, en mi trabajo y al Atlante que es eso, que es eso, un símbolo de no bajar los brazos, de estar caído y levantarse, esa pasión es entrega y lucha, es la que representa al pueblo de México. El atlantista se va heredando, lo vas sintiendo, es como un cáncer, de que te penetra, crece, crece y crece", comentó Arturo 'El Rudo' Rivera, que año con año, siempre está presente sin previa invitación, al igual que los espíritus que aun esperan el regreso de herencia robada, más no seleccionada "El Atlante no se escoge. No se escoge por su historia, tiene lo necesario para escoger a muchísimas personas más", relató Valentín Martínez.

Entre empujones y bullicio, aparecería el ex mediocampista azulgrana de los años sesentas y setentas, José Luis Desachy, quien no dudó en sentirse cobijado por los fanáticos de los 'Mugrositos'. "Para mí es todo, es parte de mi vida, no quisiera compararlo con una religión, pero es parte de eso, porque despiertas, tienes que ver cómo va el equipo, la gente pregunta, convives, eso es diario, es un vivir diario el Atlante. Es mi vida".

Con inestabilidad y un festejo divorciado de la afición con la directiva, atlantistas orgullosos de sus raíces se unieron para organizar una misma celebración por un sentimiento fracturado; debido a que La Banda del DF, La Tito y Radikales, grupos de animación, realizaron por su propia cuenta la fiesta del Centenario de los Potros.

"Se siente lo máximo, un ambiente dentro de tu persona, del entorno que te rodea, difícil de describir, pero es todo felicidad, si te das cuenta no hay ningún problema, todo en orden, miles de personas, todos con una playera y un mismo perfil, que es apoyar al equipo", comentó Arturo, uno de los fundadores de La Tito.

"El hecho de tener cercanía con los jugadores, ellos me han comentado que cuando van cerca, se impresionan como la gente es mucho más del Atlante que del otro equipo, ellos están asombrados, imagínense lo que sería tenerlo de vuelta", abundó 'El Rudo' sobre un equipo desterrado a Cancún, el cual los fieles fanáticos lo seguirán otros cien años de pobreza y grandeza.