Carlos Vela reconquista al Tricolor

Tuvieron que pasar tres años para que Carlos volviera a vestir la playera de la selección mexicana; en su reestreno anotó dos goles con el cuadro azteca y despejó todos los rumores

Carlos Vela celebra un gol en su vuelta al Tri
Carlos Vela celebra un gol en su vuelta al Tri (Mexsport)

Ciudad de México

Fue un 30 de marzo del 2011 cuando Carlos Vela jugó su último encuentro con la selección mexicana. Después de tres años y ocho meses, el artillero de la Real Sociedad volvió a vestir la playera del Tri y lo hizo de buena forma. El bombardero marcó dos tantos en la victoria con marcador de 3-2, de México sobre Holanda, en Ámsterdam, el 12 de noviembre de este año, con una actuación destacada del futbolista de 25 años.

No fue fácil que Vela regresara al cuadro azteca. Más de una ocasión y más de una serie de directivos le pidieron al delantero que recapacitara sobre sus negativas al equipo nacional e insistieron que volviera a vestirse con la playera del cuadro tricolor. ¿La respuesta? Un 'no' en diferentes presentaciones y distintos momentos, sin una explicación contundente que esclareciera sus motivos.

"En cada reunión que he tenido con las distintas personas, que en su momento han sido los responsables directos de la selección, les he externado que mi país es México y que siempre lo será. Sin embargo, en este proceso que se ha ido desarrollando para la próxima justa mundialista, no he estado mentalmente al 100% para representar o formar parte de este representativo, el cual merece el máximo de mi respeto", manifestó Vela antes de la justa Mundialista de Brasil, certamen al que se negó a acudir.

Pero pasado el compromiso sudamericano, el ahora entrenador de la selección, Miguel Herrera, decidió convocarlo oficialmente y no charlar previamente con él, como lo había hecho el timonel anteriormente al igual que los otros estrategas que estuvieron al frente del conjunto mexicano. Para sorpresa de algunos, el goleador del equipo donostiarra aceptó el llamado.

Con la sonrisa eterna dibujada en su rostro, Carlos por fin habló. No lo hizo con palabras y en alguna zona mixta con la prensa, sino, como es costumbre en él, con futbol. Con un riflazo de media distancia y un remate cruzado, el artillero firmó dos goles, los cuales ayudaron a México a vencer 3-2 a Holanda en el Ámsterdam Arena, en un encuentro en el que brilló con intensidad.

"Ya de regreso en donosti, muy contento de haber vuelto a jugar con la selección. Muchas gracias a todos por el apoyo", expresó a su regreso a España, a través de su cuenta de Twitter, Carlos V, nombre que lleva grabado en su playera con el equipo vasco y con el que lo apodan sus compañeros de La Real, donde también es el que lleva la voz de mando.

La temporada no había sido fácil para el mexicano. El artillero se recuperó de una serie de lesiones que impidieron que comenzara en plenitud la campaña. Poco a poco agarró ritmo y minutos en la cancha, al grado que, además de las dos dianas que anotó con el Tri, el delantero suma seis goles en la Liga y fue consagrado como el mejor jugador de dicho certamen en el mes (noviembre), galardón que ganó, en parte, por un hat-trick ante el Elche.

Así, el delantero mexicano puede presumir que es el único Carlos V que 'reina' en dos territorios. A diferencia de sus otros seis homónimos históricos, Vela está sentado en el trono del país Vasco al mando de una Real Sociedad en la cual él es la figura, y ahora, tres años después, está reposando en el sillón imperial de la selección mexicana, a distancia, pero con la proximidad de cualquier monarca absoluto.