Busca el disfraz ideal

Raúl Gutiérrez, entrenador de la selección Sub 17, aún no sabe cuál será su futuro, pero tiene claro que algún día aspira a dirigir a la selección mayor.

El Potro con el trofeo logrado en los Emiratos Árabes
El Potro con el trofeo logrado en los Emiratos Árabes

Ciudad de México

Raúl Gutiérrez, entrenador de la selección Sub 17, que logró el subcampeonato en el Mundial de la especialidad, ha cobrado certeza y protagonismo por su labor en las selecciones inferiores. Pero el Potro es un tipo que no se deja marear por ello. Su futuro aún no está definido, pero asegura que se siente capacitado para cualquier escenario que se le plantee.

El entrenador no quiere que se le encasille como un formador de juveniles, incluso cuando se le hizo una analogía con el técnico argentino José Pekerman, sonrió, pero pidió que no se hagan comparaciones.

Aunque Gutiérrez prefiere hablar solo del presente tiene claros sus objetivos a largo plazo, pues señaló que en algún momento le gustaría entrenar a la selección mayor, y aunque los procesos normales marcarían que para llegar a ese puesto antes debe pasar por la trinchera de la Primera División, el Potro comentó que esto no necesariamente debe ser así.

“Yo quiero dirigir la mayor en un futuro, entonces la ruta normal es que tenga que dirigir en Primera, pero también hay otras rutas y esas son las que hay que descubrir también; en ese sentido no me corre ninguna prisa con respecto a eso, sé perfectamente de lo que soy capaz como entrenador”, señaló.

Agregó que “en este momento llevo tres años con el disfraz de entrenador Sub 17, pero también tengo otros disfraces muy buenos, entonces con eso tengo calma y la verdad es que yo estoy muy contento aquí, se me ha dado apoyo y esa proyección y sobre todo desarrollo, que creo que es lo que viene para mí”.

Gutiérrez dijo que en caso de que llegue algún llamado de algún equipo sería halagador, descartó que en caso de aceptar alguna oferta pueda sufrir la misma línea de perder categoría como le ocurrió a Jesús Ramírez y Juan Carlos Chávez, quienes salieron de las selecciones menores y no tuvieron suerte en América y Atlas respectivamente.

“A cualquier técnico le encantaría una invitación a dirigir clubes como América, Chivas, Cruz Azul… cualquier equipo, y en ninguno de los casos pierdes lo más por lo menos, o sea, en un lado estás trabajando con lo mejor de México, que es selecciones nacionales, y por otro lado, con la posibilidad de dirigir un equipo de Primera División”, pero volvió a matizar que opta por vivir en el presente y por ahora espera la determinación de ver cuál será su rol en la estructura de las selecciones nacionales.

En torno a lo que viene para su futuro inmediato, dijo que estará a la espera de las reuniones que se tengan con la dirección de selecciones nacionales y de la estructura que se planee para los equipos inferiores, pues no descartaría pasar a la siguiente generación que es la Sub 20, algo que buscó hace dos años, pero en su momento se determinó que siguiera con la Sub 17, y al final la decisión fue la adecuada, pues su trabajo se vio reflejado en el buen Mundial que hizo México.

“Hay un montón de cosas que se venían planeando desde hace tiempo con el proyecto de selecciones menores, incluido yo, entonces ahorita mismo se están replanteando esas cosas, se están analizando muy bien cómo puede quedar, cómo se puede reestructurar, estamos en eso. Estamos contentos, ellos conmigo y viceversa, seguro saldrá algo bueno”, comentó Gutiérrez, mientras el director de selecciones nacionales, Héctor González Iñárritu le observaba.

BUEN ENCAUSAMIENTO

Respecto al futuro que deben tener los jóvenes que participaron en el Mundial Sub 17, el Potro señaló que las generaciones jóvenes, con resultados en la cancha, están pidiendo hacerse de un sitio en los primeros equipos, pero se mostró respetuoso de las decisiones que cada club tome.

“Ya son varios mensajes, dos generaciones (2005 y 2009) campeones y ésta (2013), eso te da una posibilidades de un mejor análisis de lo que se debe hacer con ellos, se debe encauzar mejor, pero también tiene que ver mucho el jugador, que se adapte a esa parte del desempeño para poder ver pronto a esos jugadores en Primera División. Pero entendemos que los jugadores son de los clubes, son su producto y a nosotros lo que nos corresponde es pulir ese producto y entregarles un mejor jugador. Hay cosas que a veces están fuera de nuestro alcance y de nuestra decisión”.