Barristas piden igualdad

Miembros de varios grupos de animación, de diferentes escuadras, se manifestaron en las afueras de la FMF; están en contra de la Ley de Cultura Física y Deporte

Ciudad de México

Representantes de distintas barras de equipos como América, Cruz Azul, Pumas, Chivas y Necaxa, entre otros, se dieron cita en las afueras de las instalaciones de la Federación Mexicana de Futbol, con el único objetivo de ser escuchados por el director general deportivo de esta institución, Enrique Bonilla. Por segunda vez en menos de un mes no fueron atendidos por el directivo y por tanto se ignoraron sus peticiones; sin embargo, aseguraron los aficionados que insistirán hasta que atiendan sus demandas.

Alrededor del medio día, una comitiva de aproximadamente de 50 barristas aglomeraron la entrada de la FMF. Estuvieron cerca de una hora, siempre resguardados por varios elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, quienes vigilaron la pacífica manifestación, que también se dio entre pancartas y carteles de los representantes quienes piden igualdad, solicitan credencialización y aseguraron que la violencia es incitada por las autoridades de seguridad en los estadios.

"Queremos entablar un diálogo, porque los aficionados estamos etiquetados para mal, sobre todo los que formamos parte de las barras; sabemos que tenemos la obligación de comportarnos bien durante los partidos, pero hay que decir que la violencia es generada también por las mismas autoridades que a veces resguardan en los encuentros deportivos. Venimos aquí pidiendo ser escuchado por Enrique Bonilla y esta es la segunda vez que no nos atiende, porque dicen que ahora está de vacaciones. Venimos pidiendo las cosas de manera pacífica", comentó Giovanni Cano, miembro de La Rebel.

INCONFORMES CONTRA LA LEY

Hace algunas semanas, después de aprobarse la Ley de Cultura Física y Deporte, con 317 votos a favor, 34 en contra y 17 abstenciones, los representantes de los diferentes grupos de animación que se dieron cita en la Federación esta mañana, comentaron que ésta solo codena y generaliza a todo aquel que acuda a apoyar a su escuadra favorita: "se nos está tomando como unos delincuentes y la violencia que ha sucedido recientemente en los estadios, la mayoría de las veces, es culpa de la misma policía; la ley condena al aficionado", aseguró una representante de la Sangre Azul, porra de Cruz Azul, que no quiso dar su nombre.

La nueva Ley destaca que: El delito de violencia en el deporte será castigado de 6 meses a 4 años de prisión a aficionados que participen en riñas. Así mismo, los espontáneos serán castigados de 6 meses a 3 años de prisión y hasta con dos mil 600 pesos de multa. Los delitos cometidos serán perseguidos de oficio y no tendrá que existir una denuncia por parte de los afectados.