Dos héroes cementeros que salieron de la nada

Pese a las ausencias de los titulares habituales en la zaga de Cruz Azul, Omar Mendoza y Juan Carlos García han dado la cara supliéndolos; el vestidor y su técnico respaldan sus actuaciones 

 Omar Mendoza y Juan Carlos García
Omar Mendoza y Juan Carlos García (Mexsport)

Ciudad de México

Las lesiones han embargado las filas de Cruz Azul en lo que va del Apertura 2015. La zaga ha sido la línea más afectada por las ausencias: los dos centrales contemplados como inamovibles, Francisco Maza Rodríguez y Julio César Cata Domínguez, apenas consiguieron disputar algunos encuentros, antes de acusar recibo y llegar al quirófano; por si fuera poco, Emanuel Loeschbor, el relevo natural de cualquiera de los dos mencionados, también ocasionó baja.

Con este escenario, Sergio Bueno, apenas en su primer semestre al frente de La Máquina, tuvo que echar mano y hasta improvisar con algunos de sus elementos en la retaguardia. El timonel le dio minutos de juego Juan Carlos García, y a pesar de su juventud, le brindó confianza para que se desempeñara en buena forma; a su lado derecho colocó a un reconvertido Omar Mendoza, quien era mediocampista. La apuesta lucía compleja.

"A los dos los veo muybien, impresionantes,creo que son lo mejorque tiene Cruz Azulen este momento”, Sergio Bueno


Juntos, Mendoza y García se han desempeñado a lo largo de los últimos dos duelos, en la línea de cinco que utiliza en el fondo Bueno: un empate y una victoria, el resultado de su compenetración sobre el campo; además, en estos 180 minutos de juego, los goles encajados al marco cementero se han reducido considerablemente. Suman dos tantos en contra y en el vestidor, respaldan sus condiciones.

"A los dos los veo muy bien, impresionantes, creo que son lo mejor que tiene Cruz Azul en este momento. Claro que dan seguridad; la verdad es que se comportaron a la altura, están esperando su oportunidad y ahí están, respondiendo", comento el Chaco Giménez sobre ambos, luego del triunfo ante Pumas, en el que su actuación mantuvo a raya a la mejor ofensiva del torneo.

"Ambos lo han hecho estupendamente, se han desempeñado con confianza y son lo mejorcito que tenemos justo ahora; nos falta tiempo para que agarren más ritmo, pero van muy bien", fue el discurso del director técnico cruzazulino sobre el desempeño de Mendoza y García. Contra Universidad Nacional, dieron muestra de que no les pesa el uniforme.

CON SACRIFICIO

El 2015 representa el año más importante en la carrera de Omar Mendoza. El jugador de Cruz Azul debutó durante el Clausura 2015, aunque la continuidad y la paciencia no acompañaron su proceso en el máximo circuito; para este semestre, con las bajas en la defensa, Sergio Bueno lo contempló, pero no para ser una pieza sólida del medio campo, su lugar de origen, sino para conformar una zaga parchada. La oportunidad de su vida le llegó con 27 primaveras en los botines.

Hoy, registra cuatro duelos en lo que va del torneo, tres completos (314 minutos en el césped). "Llegué a sentir impotencia al ver que muchos pasaron al primer equipo y yo no recibía la oportunidad cuando estaba más joven. Estaba desanimado", dijo Mendoza hace unos meses. La desesperación que llegó a sentir en algún momento de su andar profesional, ha desaparecido. Ahora, conforma una defensa improvisada, que ha dinamitado el tormento de un imprevisible Cruz Azul.

CUMPLE LA META

Juan Carlos García acumula solo tres encuentros en Primera División, aunque en todos ellos fue empleado como titular por el entrenador Sergio Bueno. Pareciera que estos números, en donde el canterano completó los noventa minutos sobre el terreno de juego, son pocos para un jugador que aspira a disputar el mayor tiempo posible; sin embargo, los 270 minutos le han servido para crear un cúmulo de confianza a su alrededor.

"Tengo que agradecer la confianza del Profe y de la directiva, no fue el debut más deseado, pero igual vamos a repetir algunas cosas que se hicieron bien para seguir trabajando y así hacerme de un puesto", mencionaba luego del revés sufrido ante Monarcas en la primera fecha del actual Apertura 2015, en su estreno.

A sus 20 años de edad, García puede presumir el haber llegado al primer equipo desde las entrañas del mismo, pues desde los 16 ya competía en la categoría Sub 17, luego pasó por la Sub 20 y después en Cruz Azul Hidalgo, se fogueó en el Ascenso MX. Toda una vida al servicio de La Máquina. Por ello, Sergio Bueno no dudó en utilizarlo ante las ausencias de hombres como Julio César Domínguez o Francisco Javier Rodríguez.

La experiencia obtenida en los duelos de Copa ha sido fundamental para tomar confianza en el certamen liguero, donde el corpulento zaguero de un metro y 83 de altura, ha brindado cifras interesantes: 34 balones recuperados y una efectividad del 78.5% en sus pases; en el partido ante Pumas se comportó a la altura, donde se mostró tiempista a la hora de anticipar a su marca y brindó proyección al frente.