Atlante, sufrimiento que se goza en familia

Los ex campeones del torneo 1992-93 se mostraron orgullosos por pertenecer a los Potros de Hierro, donde formaron una gran familia, con la cual tuvieron que luchar para obtener grandes logros y compartir tardes amargas

La generación 92-93, que se alzó con el título
La generación 92-93, que se alzó con el título (Zeltzin Zamora)

Ciudad de México

Atlante cumple cien años en el futbol nacional y ex jugadores de aquel campeonato de la temporada 1992-1993 recordaron a sus Potros de Hierro, donde coincidieron en que su generación es como una familia que luchó, sufrió y también triunfó.

Para los ex monarcas, ser parte del Equipo del Pueblo significó angustia, una constante pelea por ser mejores y demostrar que las cosas no se obtienen fácilmente. El azulgrana es parte de su esencia.

“Atlante es una forma de vida definitivamente, desde hace mucho tiempo, y es una forma de vida que elegí y estoy orgulloso de seguir. El Atlante es la representación de lo que significa caminar por el sendero sinuoso y me encanta porque es una prueba constante, es un reto constante ser atlantista y vivir en la incertidumbre de qué va a pasar con nuestro equipo, pero siempre con la esperanza de que vamos a ser otra vez un equipo grande y que vamos a ser parte de estos ciclos que han acompañado al Atlante desde hace cien años”, mencionó el ex portero azulgrana Félix Fernández.

La generación atlantista que ascendió en la campaña 1991-1992, y que inmediatamente se ganó el título en Primera División, segundo en su historia, fue un conjunto lleno de grandes futbolistas, quienes pelearon en la cancha y exhibieron unión como su principal característica.

“Nosotros sufrimos para poder llegar a Primera División y la gran mayoría de los jugadores que empezamos desde abajo y que culminamos jugando en Primera División, eran jugadores de mucha calidad; entonces, había mucha competencia deportiva y, sobre todo, mucha unión, y eso es lo que es Atlante, mucha unión; eso es algo que compenetramos con la gente que estaba afuera, hicimos un buen equipo, hicimos muchas cosas”, comentó César ‘Chispa’ Suárez.

Con el paso de los años, para los ex futbolistas recordar a sus compañeros de los campeonatos, de la compenetración que mantiene el Equipo del Pueblo con la afición, es una gran sensación el haber pertenecido a una escuadra que se funde con el alma.

“Es un gran orgullo. Este equipo tiene algo muy especial, estos colores, esta historia y esta forma de sufrir la tienen muy pocos equipos; entonces, es un orgullo pertenecer a un equipo tan sufrido y que, además de que lo viviste, hoy te das cuenta que sigue siendo lo mismo, que no es un equipo ‘acomodado’ en ninguna circunstancia, sino que día a día tiene que luchar por subsistir. Es un orgullo y es una forma de vida, chistosamente así la llevamos día a día estando fuera del Atlante”, expresó Roberto ‘El Demonio’ Andrade.

Al final, la generación que logró el título de la mano de Ricardo La Volpe, coincidió  en que la naturaleza de la institución se basa en su afición y gracias a ella los Mugrositos subsisten, pese a que el equipo se encuentra en el Ascenso MX.

“La identidad está aquí, este es Atlante, desafortunadamente los malos resultados y manejos del equipo han hecho que el equipo esté en Segunda División, pero el Atlante es grande, el Atlante viene de muchos más años atrás”, concluyó ‘Chispa’ Suárez.