Ángeles de la CDMX, un lugar para crecer

En la Ciudad de México se ha consagrado un equipo de futbol de tercera división; los jóvenes que lo integran no llegan por recomendación o por ser hijo de alguien importante, su lucha día a día es lo que los mantiene en el club

Los jugadores que pertenecen a este equipo, ven en el futbol una motivación para cambiar su forma de vivir
Los jugadores que pertenecen a este equipo, ven en el futbol una motivación para cambiar su forma de vivir (Alejandra García)

Ciudad de México

El equipo Ángeles de la CDMX no sólo se ha consagrado como un conjunto competitivo y profesional de tercera división, sino también por la cuestión social en la que se trabaja; cada integrante que forma esta escuadra no sólo compite por ser el mejor o el más visto por otros, sino por cambiar su forma de vivir.

La situación que viven día a día estos jóvenes fuera de las canchas es compleja; hay quienes no tienen para comer, unos que buscan un techo para no pasar frío, y también quienes luchan contra problemas de drogadicción.

El cuerpo técnico, quien no sólo se dedica a la parte deportiva, se ha comprometido en ayudar a cada uno que integra Ángeles de la CDMX.

Mensualmente se les entrega una beca de 800.00 pesos, además durante todos los entrenamientos se les proporciona una comida, la cual está elaborada de acuerdo a las necesidades de los jugadores, un alimento que para muchos es el único que hacen en el día. A simple vista se pueden ver como cualquier chavo que juega al futbol con sus amigos, que se esfuerza por ser el mejor, pero que en realidad busca borrar y olvidarse de las difíciles circunstancias que viven saliendo del campo de entrenamiento.

Rogelio, Aldair y Luis Alejandro son tres jóvenes que desde hace dos años ingresaron al equipo de Ángeles; cada torneo se vuelve como el primero, probarse entre 300 para quedar en la lista final de seleccionados para conformar este conjunto.

Dos horas de camino para llegar a Ciudad Deportiva, lugar donde diariamente entrenan, saben que es parte del esfuerzo, de querer llegar más lejos en el futbol.

"Me tardo dos horas para llegar aquí. Está valiendo mucho el esfuerzo de 2 horas de ida y 2 horas de regreso", Aldair Vargas.

Aldair no estudia, dejó la escuela para concentrarse al cien por ciento al futbol, vive con sus papás, quienes lo apoyan en su camino de jugador profesional; él trabaja con su papá en una tienda de abarrotes. Llegar a la escuadra dirigida por José Luis 'Pareja' López ha sido una gran oportunidad para él.

"Ya llevo 2 años aquí y me he sentido muy bien con el apoyo de los profesores (cuerpo técnico), son muy buena gente conmigo siempre me andan dando consejos y para mi vida personal son un gran ejemplo"., relató Aldair, quien a pesar de no vivir con lujos adoptó, junto con su familia, a Luis Alejandro.

Luis llegó hace dos años a la Ciudad de México procedente de Chiapas, al llegar a la capital mexicana se vio en una situación difícil, no tenía un hogar donde vivir, toda su familia se había quedado en el sureste mexicano.

"Me dan un techo donde dormir, tengo agua caliente, me dan de comer y la verdad estoy muy agradecido con toda la familia de Aldair [...] Su familia y el equipo es lo único que tengo aquí".

Muy pocas veces sus papás han venido a verlo, su situación económica no les permite viajar al Distrito Federal más de una vez al año, pero el entusiasmo que Luis siente al verlos es especial. 'Chiapas', como lo apodan sus compañeros del equipo, sueña con algún día regresar a la escuela y hacer una carrera en Arquitectura.

Rogelio es otro joven que llegó a Ángeles de la CDMX desde que inició el proyecto. Hace poco tiempo se quedó sin casa, la falta de recursos para pagar un buen abogado provocó que él y su familia perdieran todo, era el segundo golpe que pasaban; pero el futbol ha sido su mayor motivación para luchar y seguir adelante.

"Es padre, es motivante para mí, lo veo como una forma de salir del hoyo como mucho le decimos. Es una experiencia bonita estar en el equipo".
Pedro Jiménez, vicepresidente del equipo, y José Luis 'Pareja' López, entrenador, se han enfocado en que este deporte no haga que se deje de lado la escuela, ya que para ellos es un motor importante, y no sólo por la cuestión de aprender sino para ver por su futuro.

Cada uno que forma parte de Ángeles de la CDMX tienen historias diferentes; han pasado muchos jóvenes por el equipo, algunos se han salido, mientras que otros han sido llamados para equipos de otras divisiones para probarse, algunos se han quedado y ahora esperan la oportunidad de llegar a la primera división.