Llegó el momento para América

América arranca esta madrugada su participación en el Mundial de Clubes, su rival será el Guangzhou 

América frente a Pumas en el partido de vuelta de la semifinal del Apertura 2015
América frente a Pumas en el partido de vuelta de la semifinal del Apertura 2015 (Mexsport)

OSAKA, Japón

Ha llegado el día. Por varios meses, América esperó la hora para presentarse en Osaka en el Mundial de Clubes de Japón, pues bien toca, turno de salir a la cancha esta madrugada y demostrar la grandeza de las Águilas. El cuadro azulcrema tendrá que validar sus aspiraciones. Esas voces de la directiva y jugadores que desde hace tiempo avisaron que no venían de paseo, sino con la convicción de trascender.

América llega a su cita contra el Guangzhou de China, un equipo que despierta cierta desconfianza en las Águilas, por el talento que poseen y porque no será un rival sencillo; sin embargo, el cuadro americanista apela a mantener el tono futbolístico que logró en sus últimas compromisos en los que el equipo evolucionó en su funcionamiento.

Para ello, será importante el aporte de Darío Benedetto, el delantero argentino que en lo que va del año es el hombre más efectivo del cuadro azulcrema.

El Pipa apunta para salir en el once inicial, sobre todo porque el propio Ambriz aceptó a pecho descubierto que falló en el planteamiento de las semifinales y que Darío tuvo que haber jugado en el juego de ida en el Azteca, esa lección llevó a Nacho a la conclusión de que Benedetto debe ser un hombre que aparezca en la foto de arranque ante los chinos.

De entrada, Benedetto zanja cualquier polémica por su ausencia en el juego de ida con Pumas. "Culquiera se puede equivocar tanto Nacho como nosotros, creo que se nos escapó un partido importantísimo ante Pumas, él se puede confundir igual que nosotros, porque la realidad es que el partido lo perdemos nosotros, pero ya estamos en otra etapa, dimos vuelta a la hoja y se vienen cosas importantes como el partido del domingo que todos lo queremos ganar y ojalá que así sea".

Darío luce sereno, pero es claro que tiene el deseo de ser un hombre efectivo que beneficie al colectivo y que ayude para que América avance a la siguiente fase y pueda medirse al Barcelona como todos anhelan. "Ojalá me toque convertir, es la idea de cada delantero que vive del gol, eso sería importantísimo, pero lo es más que se saque un buen resultado para bien de todos. Esperamos este momento con muchas ansias, sabíamos que nos estábamos jugando varias cosas antes, pero siempre estuvo en nuestra cabeza el Mundial de Clubes, ojalá podamos dar lo mejor de nosotros para llegar lo más lejos posible".

Benedetto es el hombre gol de América, desea cerrar el año con la misma etiqueta, pero antes que ser un atacante ambicioso que piense en lo personal, opta por lo plural, porque sabe que la batalla la ganará el grupo y no una sola persona. "Estoy orgulloso de vestir esta camiseta y hay que tratar de hacer un buen Mundial de Clubes, sabemos que va a estar difícil, pero hay que dejar todo en cada partido. El equipo tiene hambre de lograr grandes cosas, está comprometido, ojalá que volvamos con algo en la mano. Hay que ir partido a partido, hay argumentos para dar pelea hasta el final y no hay nada imposible".

El Pipa valora el momento actual de las Águilas, un equipo que llega en el momento futbolístico que deseaban, porque hasta hace unos días siguieron librando batallas de alta exigencia y el equipo mostró buen cuerpo, y el estado emocional no se vio afectado, más bien sirvió para convencerse de sus capacidades y de la capacidad de reinvención con la que cuentan.

"Se hicieron buenos partidos en las últimas etapas, aunque no hemos podido llegar a la Final, creo que hubo cosas muy buenas en los partidos que hicimos y ahora hay que tratar de hacer las mismas cosas y corregir esos detalles que siempre existen".

Insistió en el hecho de que en estos días en Osaka la mente debe estar puesta en no tener distracciones en el partido ante Guangzhou, porque eso les permitirá acercarse más a la victoria y a la calificación a las semifinales.

"Hemos tenido errores como todos los equipos, pero creo que hemos cerrado muy bien. La gente no tiene que perder la confianza hacia nosotros, sabemos las cosas que nos jugamos y que le debemos mucho a la afición que siempre está presente, pedirles que vuelvan a confiar en nosotros creo que igual la confianza de parte de ellos hacia nosotros nunca se perdió, y estamos en deuda con ellos".