Línea de cinco, el camino a la reinvención de América

Gustavo Matosas tendrá casi dos semanas para reordenar al América y guiarlo al triunfo contra Cruz Azul; definir el sistema será el primer paso

Jugadores de América tras la derrota ante Veracruz
Jugadores de América tras la derrota ante Veracruz (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

La fecha FIFA le llegó en el momento justo al América. Cuando más precisaba de paz, de descanso y de tiempo para recuperara su gente lesionada.

En Coapa ya aceptaron que las goleadas recibidas en Concachampions y en Liga dejaron magullado al club en todos los aspectos, en el futbolístico fue más que evidente, pero también quedó tocado el aspecto emocional.

Así que estos días servirán para reencauzar el espíritu futbolístico y el anímico.

"Hay que cambiar algunas y seguir adelante, hay equipo para revertir la situación", dijo Matosas el lunes, el mismo día que empezó con la reinvención personal y colectiva.

Aunque le hacen falta cinco jugadores, el grueso del grupo empezará a experimentar esas cosas que él ve que no han terminado de carburar como esperaba.

¿Por dónde pasa la famosa reinvención?

Primero que nada, por definir el sistema de juego el entrenador ha deambulado entre una y otra formación, pasando por el 4-3-1-2, 4-1-3-2, 4-3-3 y el 5-3-2, algunas les han arrojado lo que él llama "buenos lapsos", pero la plantilla no acaba de asimilar la idea concreta, algo que sí se logró con el Piojo y su 5-3-2 y con Mohamed que después de experimentar se afianzó en el 4-1-3-2.

Si bien Matosas ha dicho quesu idea futbolística no la va atraicionar, sí tendrá que encontrarlos hombres adecuados que le lleven a esa identidad que tanto se espera de América.

Hasta ahora Matosas solo ha jugado dos partidos con línea de cinco, ante Jaguares y Pumas. En ambos triunfó y en ninguno recibió gol.

Es un sistema que el equipo conoce a la perfección, aunque se podría decir que es menos ofensivo porque se tendría que sacrificar un delantero para incluir un defensa.

Aun así, fue cuando el equipo mejor solvencia encontró, los jugadores no lucen dispersos, y se coordinan de manera correcta para las facetas de destrucción y elaboración de juego; además, permite ejecutar de mejor manera el contragolpe.

El trabajo de estas semanas deberá ser en todas las facetas;defensivas (la pelota parada le costó mucho en las dos goleadas, además de los balones a la espalda de sus defensores); la creativa (terminar por encontrar el sitio en el que Sambueza juegue, pues hasta el partido anterior, Rubens había pasado por izquierda, derecha, enganche y medio de contención, sin que lograra su mejor rendimiento);la ofensiva (si bien tenía una buena generación de llegadas, a sus delanteros les falta el punto de lucidez a la hora de rematar).

Hay trabajo por hacer, Matosas sabrá si es mucho o poco, pero ante Cruz Azul se espera una versión más reconocible que se mantenga hasta el final del torneo. Lo que más le apremia es contar con toda la plantilla, algo que solo ha podido tener en tres jornadas, las lesiones y las expulsiones le han jugado adverso al entrenador.

En la cuestión disciplinaria habrá toque de atención para la plantilla y que ésta mantenga la cabeza fría. El resto de buenas noticias deberán venir de la enfermería.

Si todo sale como se espera, en un clásico ante Cruz Azul y en el estadio Azteca se tiene que dar el resurgimientode América.