Rumbo al oro olímpico

Cuatro años después, tras la proeza realizada en Londres, México hizo su debut en los Juegos Olímpicos de Brasil 2016 ante una gran selección, como lo es la alemana. Un empate a dos goles agridulce, más amargo que dulce porque los pupilos del Potro Gutiérrez pudieron llevarse la victoria en su debut en tierras cariocas, pero gracias a los errores propios, únicamente obtienen un punto, que no es del todo malo tras la buena actuación del Tri olímpico.

México llegó a Brasil a revalidar la medalla olímpica conseguida hace cuatro años en tierras británicas, son otros tiempos, otros jugadores en su gran mayoría, pero un mismo objetivo; traer a tierras aztecas la presea dorada.

El Potro Gutiérrez llevó a la justa olímpica a un grupo de jóvenes con experiencia en Primera División, comandado por Oribe Peralta; el estandarte, el guía, el líder, y quien lleva la responsabilidad sobre sus espaldas para encaminar a este grupo de muchachos para estar en la cima del pedestal en la entrega de medallas.

El debut del Tri fue en la Arena Fonte Nova, en Salvador de Bahía. Ante Alemania, un equipo bastante respetable. Su presentación dejó un grato sabor de boca, más no el resultado, porque se pudo hacer más, y por ende llevarse los tres puntos en la apertura de su participación. Un 2-2 que quizá no refleja lo que sucedió en la cancha, porque hubo un buen funcionamiento colectivo, el trabajo del Potro se vio reflejado varios lapsos del partido. El problema fueron las desatenciones individuales, que pueden ser a causa de los nervios que representa el mismo torneo, pero la verdad es que se le vieron buenas cosas al Tri, lo cual augura que repetir lo hecho en Londres hace cuatro años no suene tan descabellado.

Con el paso de los minutos, empapados de la atmosfera olímpica los jugadores soltaran los nervios y se sentirán mas cómodos. Se cuenta con una camada de jugadores importantes, que por sí solos pueden definir el rumbo de un partido. Definitivamente creo que este Tri que ha congregado el Potro Gutiérrez dará de qué hablar, con el paso de los juegos tomarán confianza, y los resultados positivos llegaran.

Esta selección ilusiona porque hay motivos y argumentos para creerlo, ya que hay materia prima para moldear la medalla de oro. Como se dice coloquialmente, El Tri de Luis Fernando Tena dejó la vara alta, una gran responsabilidad para quienes hoy están en Brasil, si saben canalizarlo puede tomarlo como un incentivo, de lo contrario será presión que jugará en su contra, todo dependerá de ellos mismos.



twitter: @WillyAsva