Se juegan más que tres puntos

Llegó el día D, el partido más esperado en las eliminatorias rumbo a la justa mundialista, el Clásico de la Concacaf está a unas horas de comenzar, una nueva batalla, una nueva oportunidad para que el Tri se reivindique en tierras estadounidenses y de una vez por todas zanje ese maldito "dos a cero".

Existen varios motivos por los que el Tri de Juan Carlos Osorio se juega más que tres puntos en Columbus. Una frase muy trillada en el futbol pero que envuelve razones de peso para que se lleve a cabo una gesta, que desde hace mucho tiempo no se le da a México en calidad de visitante ante los vecinos del norte.

Vamos por partes, por principio de cuentas retomaremos el tema sobre el técnico nacional, tal como lo mencioné hace una semana, "Juan Carlos Osorio sabe perfectamente que su puesto está en juego cada partido, entiende perfectamente que en el Hexagonal Final, que está a punto de comenzar, no hay margen de error. Si bien como visitante, dentro del 'librito' un empate es un tanque de oxígeno, la derrota seria peligrar su continuidad al frente del Tri, por lo que no va a tomar riesgos innecesarios y por ello ha convocado a toda la legión europea". Osorio sabe que no puede ni debe perder esta noche en Columbus, ya que su continuidad estaría al aire, no estaría seguro de su puesto.

El juego ante el combinado de las barras y las estrellas será un antes y un después, marcará la pauta y será un parteaguas para definir el rumbo de estos dos cotejos (posteriormente ante Panamá) y por ende el destino del técnico nacional.

La otra cara de la moneda es por el maldito "dos a cero", que lo queramos o no, es un marcador que nos aturde, una pesadilla que molesta desde hace 15 años (2001, 2005, 2009 y 2013). Esa lapida recae sobre los jugadores, ellos saben perfectamente que es momento de terminar con esa zozobra.

Hoy por hoy, México cuenta con mejor equipo que Estados Unidos, por lo que es una excelente oportunidad para demostrarlo y terminar con esa malaria con la que los gringos se mofan de nosotros. Los Rafa Márquez, los "Chicharitos", los Andrés Guardado, y compañía, tienen en sus manos la oportunidad de reivindicarse con su afición y darle motivos de alegría. Sí, es un simple partido de futbol, pero como siempre lo he dicho, es un sedante que sirve para olvidarnos un poco de la realidad en que vivimos. Más allá de darle una satisfacción y respaldo a su técnico Juan Carlos Osorio, se la tiene que dar a su afición, que está ávida de ella, de una pisca de júbilo, y claro, regresar la mofa a los gringos con intereses, que para eso nos pintamos solos.

Hoy es el día para ganar más que tres puntos; es ganar confianza, consolidar y respaldar a Osorio, exterminar maldiciones, fantasmas, congraciarse con la afición, pero sobre todo es el día para que ustedes, los jugadores, dejen la piel en la cancha, peleen con gallardía, con garra y demuestren que tienen sed de revancha.



twitter: @WillyAsva