La estrategia gana semifinales

Las semifinales de la Liga MX ya están en marcha, los cuatro invitados son Tigres, León, América y Necaxa. Hasta ahí, todo parece normal, ya que fueron los equipos que por méritos propios están en estas instancias, lo curioso es que únicamente un técnico es mexicano, que es lo que me llama la atención.

Alfonso Sosa es el único técnico mexicano que está compitiendo por el título del Apertura 2016. Sus antagonistas son; Ricardo Ferreti (BRA) en Tigres, Ricardo La Volpe (ARG) en América y Javier Torrente (ARG) en León. Sin importar el equipo, creo que los cuatro han demostrado y plasmado su idea en sus respectivos equipos, algunos con más tiempo que otros, pero a final de cuentas estar en las semifinales es el resultado de sus conocimientos aplicados a sus pupilos.

Los juegos de ida de las semifinales ya se disputaron, 180 minutos de futbol entre miércoles y jueves donde los técnicos explotaron sus cualidades tácticas para sortear estas instancias, o cuando menos llevarse un marcador favorable de casa o a casa.

Tigres fue al Nou Camp y le ganó a León, Ferretti superó a Torrente, el técnico argentino pagó derecho de piso, y en qué momento, pese a venir haciendo bien las cosas con La Fiera. Ferretti sabía que no podía perder en el Nou Camp, por lo que planteó un juego inteligente, manejando los tiempos y enjaulando a la fiera, un futbol hasta cierto punto "dormilón", pero que le sirvió para anestesiar a un envalentonado León y a su afición.

Torrente nunca encontró la fórmula para contrarrestar la estrategia que Tuca le aplicó. Después del gol de Gignac, el juego tomó un rumbo distinto, otra cara. Tigres cedió terreno a sabiendas que iban a encontrar espacios por los huecos que iba a dejar León por su ímpetu de ir a buscar el gol que le diera el empate y no llevarse una derrota al Volcán. La encomienda era clara, pero Tigres no quiso finiquitar la serie en el Nou Camp, donde tuvieron mínimo tres claras de gol, dejó con vida a un León, herido, pero con vida aún, lo cual puede haber sido un grave error.

Por otra parte, en Aguascalientes las Águilas de Ricardo La Volpe sacaron el empate en el Estadio Victoria. Durante los 90 minutos vimos dos juegos distintos, dos rostros distintos. Alfonso Sosa se subestimó, infravaloró a su equipo, se equivocó en su planteamiento táctico durante los primeros 45 minutos. Sosa respetó en demasía a La Volpe, ese fue su pecado. Mientras tanto, La Volpe fue incisivo, constante en sus ataques desde el primer minuto, pero gracias a que Necaxa estaba bien parado de medio campo hacia atrás, lograron irse al descanso cero a cero.

Cuando Alfonso Sosa se dio cuenta que tenía los argumentos, la materia y el potencial para ofender a unas Águilas que venían a la baja en cuanto a intensidad -dado que no veían con malos ojos el empate hasta ese momento- las cosas cambiaron. Gracias a ese cambio de chip, América se vio sorprendido por la nueva propuesta de Sosa, ya que adelantaron líneas, presionaron a las Águilas y las llegadas sobre el arco de Moisés Muñoz ya eran constantes. Necaxa abrió el marcador, La Volpe hizo ajustes en el medio campo para contrarrestar la estrategia de Sosa y le resultó. A los pocos minutos, y cuando los Rayos jugaban mejor y venían de menos a más, cae el empate americanista.

El resto del partido mero trámite, el empate le supo amargo a Necaxa y dulce a las Águilas. Todo se decidirá en el Azteca, pero cuidado, sí, América lleva ventaja por el gol de visitante y porque juega en su casa, pero eso no le garantiza nada si Alfonso Sosa suelta a su equipo y lo deja jugar a lo que sabe. Si esto pasa, veremos un espectacular juego de vuelta el próximo domingo con pronósticos reservados.



twitter: @WillyAsva