¿Espejismo o realidad en Chivas?

La semana que termina ha sido de gran satisfacción y de regocijo para la afición y directiva de Chivas; se gana el Clásico Nacional ante las Águilas con goleada incluida, y como cereza del pastel llega Alan Pulido al Rebaño, el flamante refuerzo para el Apertura 2016. Sin duda, hay motivos suficientes para que la familia rojiblanca esté de manteles largos. Pero ojo, cuidado, que en "Vergaralandia" todo es posible, y puede ser un mero espejismo.

Hace ya varias jornadas, meses, torneos, años, que Chivas no le regalaba una semana gratificante a sus seguidores, y no estamos hablando de un campeonato, que sería lo ideal, sino de un par de buenos resultados tanto futbolísticos como administrativamente. Desde que arrancó el actual torneo el club tiene un grave problema con la Profeco, por la mala calidad del servicio en Chivas TV. Al margen, y olvidándose un poco de ese "pequeño" problema que aqueja a Jorge Vergara y su sequito encabezado por el CEO del Grupo Omnilife Chivas, José Luis Higuera, en gran medida el responsable y artífice principal de lo que pasa, bueno y malo, en el seno rojiblanco.

El pasado fin de semana Chivas dio catedra de buen futbol, la mano de Matías Almeyda poco a poco va cuajando, sus pupilos dieron lección de cómo jugarle a las Águilas, equipo que para muchos es el más completo del futbol mexicano, por encima de los Tigres. Bajo un marco inmejorable como lo es el monumental Estadio Azteca y ante su público, el Rebaño jugando un futbol vistoso y atractivo, y sobretodo eficiente, exhibió a unas Águilas sin alma, sin espíritu. La paupérrima actuación de los azulcremas estuvo a nada de costarle el puesto a Ignacio Ambriz, pero la directiva lo ratificó, aunque a muchos americanistas no les guste esta decisión.

Mientras tanto, en Guadalajara las buenas noticias seguían llegando, la contratación que se venía cocinando desde hace ya varias semanas por fin llegó a buen puerto; un jugador que Chivas buscó desde el torneo pasado por fin posaba con los colores blanco y rojo. Jorge Vergara repatrio a Alan Pulido, pagando una cifra cercana a los 17 mdd a Tigres y Olympiacos de Grecia, una cantidad exagerada, sobrevalorada. No se puede negar que Pulido tiene cualidades, es un buen jugador pero hasta ahí. En lo que no estoy de acuerdo, y creo somos varios, es en la cantidad que Vergara desembolso por él; si fuera un jugador consolidado, consagrado, perfecto, pero el ex Tigres no tiene ninguna de las dos.

Alan Pulido se incorpora al plantel de Chivas, mas no es un refuerzo, cosas muy distintas. Independientemente de eso, claro que se aplaude que la directiva invierta en el equipo, que compre jugadores para ampliar la plantilla y por ende la baraja de jugadores para Matías Almeyda, pero tampoco hay que hacer compras de pánico por caprichos y vivezas de algunos cuantos.

La presión a la que estará sometido Pulido será mucha; por principio de cuentas por su alto costo, después por el dorsal que utilizará (número 9), también la afición le exigirá, y por último, la pluma de la prensa. Si el flamante jugador "bomba" logra canalizar y sortear estas imponderables, hasta entonces podremos ver a un jugador consolidado.

Dos gratas noticias para los aficionados chivistas, pero cuidado, todo con medida, con mesura, no hay que echar las campanas al vuelo porque; ni un Clásico, ni un jugador, te da un campeonato. En pocas palabras, dos globos no hacen fiesta.