¿Cristiano mejor que Messi en el 2016?

Esa perversa y morbosa fascinación por comparar constantemente a los dos mejores jugadores de la actualidad es inevitable, dos astros que se superan el uno al otro, que no serían nada sin su emulo. ¿Cristiano Ronaldo o Lionel Messi? La eterna pregunta.

Quizás para muchos de ustedes el mejor es Lionel Messi, para otros es Cristiano Ronaldo. En el pedestal de los dioses del futbol, estos dos fenómenos tienen cabida en una mesa donde pueden sentarse a compartir el festín con leyendas del futbol mundial, quitando a Diego Armando Maradona, Edson Arantes do Nascimiento "Pelé" y Johan Cruyff, que comen aparte, tranquilamente pueden sentarse a lado de Manuel Francisco dos Santos, mejor conocido como Garrincha, Zinedine Zidane, Ronaldinho, Ronaldo Luis Nazario de Lima, Roberto Baggio, Alfredo Di Stéfano, Ferenc Puskás, Bobby Charlton y Dino Zoff. El destino se encargará de decidir si estos dos portentos son dignos de pasar a la mesa de los inmortales o se quedaran como meras fabulas.

Curiosamente, y solo como dato, leo y escuchó que se compara a Cristiano con Messi y viceversa, pero a Messi se le compara con Maradona y "Pelé", la semejanza en sí, ya va poniendo en una hipotética desventaja a Cristiano, ya lo juzgaron sin ni siquiera permitirle desafiar a su antagonista. Esto no cambia el contexto del tema, únicamente me parece peculiar esta simple apología.

Las diferencias futbolísticas entre Messi y Cristiano son evidentes. Uno nació con el don natural de jugar al futbol, simplemente los Dioses del futbol decidieron que era momento de poner a un engendro que los representara en nuestros tiempos. Vamos, la gracia del Dios fue conferida a Messi para que nos deleitara partido a partido con su talento celestial.

Mientras tanto, Cristiano Ronaldo ha tenido la mala fortuna de tener que subsistir y resistir a la sombra del argentino. Pero gracias a ello es hoy quien es, el mejor jugador del 2016, con cuatro Balón de Oro bajo el brazo. La pregunta incomoda, morbosa, existencial podría ser... ¿Si no existiera Lionel Messi, Cristiano hubiera conseguido esos cuatro laureles? Honestamente creo que no. Y no menosprecio de ninguna manera los reconocimientos del astro portugués, simplemente quiero decir que gracias a su rivalidad con Messi se le tiene que dar un mayor crédito; porque trabaja para ser el mejor, su ambición, profesionalismo, disciplina, la radiografía, la estampa exacta de lo que tiene que ser un atleta de alto rendimiento en toda la extensión de la palabra. A contraparte de Messi, que jugar a la pelota es un don natural, Cristiano ha tenido que sacrificarse, ser un esclavo de la docilidad y tener el temple necesario para edificar su historia, su tiempo, sus hazañas y mantenerse en la elite del futbol mundial.

Retomando el tema principal... ¿Cristiano fue mejor que Messi en el 2016? Por supuesto que sí. Los números, los títulos (individuales y equipo) así lo demuestran. Como en su momento, cuando Messi arrasa en los premios que año con año se entregan, no hace menos a Cristiano, porque simplemente alguno de los dos tiene que llevárselos premios y las portadas. En esta ocasión le tocó a Messi salir en la segunda plana, esto no lo quita el fenómeno que es.

Mi punto es, no importa quién se lleve los premios a casa a seguir llenando sus vitrinas, ambos jugadores son unos fuera de serie, disfrutemos de este par de colosos y dejémonos de comparaciones banales, que para lo único que sirven son para seguir alimentado las mentes ciegas y fanatizadas que no saben disfrutar y de gustar del futbol que estos dos fenómenos nos están regalando. A final de cuentas usted, querido lector tiene la última palabra.