El Yin y el Yang, las dos caras de Chivas

Durante el Clausura 2017 ha quedado en evidencia que Chivas ofrece dos caras durante los 90 minutos. El Yang, la luz durante los primeros 45 minutos, y el Yin, la oscuridad durante las segundas partes. Gracias a este notable bajón, el Rebaño ha dejado ir puntos, el invicto, y el liderato general del torneo.

Sin lugar a dudas, Matías Almeyda ha logrado conjuntar y amalgamar a sus jugadores, ha logrado un grupo dinámico y ofensivo. Lastimosamente la gasolina nada más le dura 45 minutos, porque en los segundos tiempos se le cae el equipo, se ahoga y sufre las consecuencias dejando ir puntos clave.

Estadísticamente hablando, queda claro que Chivas se le derrumba al “pelado” Almeyda durante las partes complementarias. Retroalimentando; los 10 goles que ha encajado el Rebaño en las ocho jornadas del presente torneo han sido durante los segundos tiempos, y por si esto fuera poco, ha dejado ir 6 puntos (del minuto 46 al 90+) que de haberlos conseguido, hoy en día estuviera en lo más alto de la tabla general. 

Esos 6 puntos se preguntaran en qué juegos los dejó ir, pues bien, se los explico con gusto; en la fecha 2 visitó a Rayados y al descanso iba ganando 0-2, pero dejó ir dos puntos al dejarse empatar. En la Jornada 3 recibió a Xolos, al medio tiempo el marcador estaba0-0, en la parte completaría le anotan un gol y pierde el partido, aquí Chivas dejó ir un punto. Posteriormente, el fin de semana pasado dejó ir tres puntos que ya tenía prácticamente en la bolsa, al descanso el Rebaño ganaba con autoridad 0-2 a Jaguares y pierde el partido 4-3 de manera increíble. En total, a Chivas se le fueron de las manos 6 unidades en las partes complementarias. Un notable bajón tanto anímico como futbolístico el que sufre el Rebaño. 

La pregunta aquí es ¿qué le pasa a Chivas en los segundos tiempos? ¿El tema es físico? ¿Será Matías Almeyda y sus ajustes el del problema? Todos nos preguntamos qué pasa con el Rebaño, un equipo que en los primeros 45 minutos son un equipo vertical, ambicioso, dinámico y que desarrolla buen futbol en todas sus líneas tanto a la ofensiva como a la defensiva. El desequilibrio o descompensación llega al descanso, pareciera que es otro equipo el que sale a la cancha, inclusive la actitud de los jugadores es de llamar la atención en algunos de ellos. 

Hipotéticamente hablando, si los juegos fueran solo a un tiempo de 45 minutos, Chivas seria líder general con 20puntos, invicto y cero goles en contra. Estaríamos hablando de un equipo espectacular, equilibrado y firme candidato a llevarse el torneo. Pero no es así, los segundos tiempos son las pesadillas para Almeyda, sus jugadores y para la afición Rojiblanca.

Matías Almeyda debe encontrar la fórmula para evitar que el equipo se le caiga tan estrepitosa y notablemente. El tiempo apremia y ya vamos a la mitad del torneo, hay tiempo para corregir y erradicarse mal que aqueja al Rebaño. Este fin de semana se enfrenta al sublíder del torneo, Toluca, un equipo complicado y que viene haciendo bien las cosas durante el torneo de la mano de Hernán Cristante, pese a que viene de perder ante Puebla en La Bombonera no deja de ser un rival de respeto para Chivas, y que por supuesto, es una gran oportunidad para exterminar ese padecimiento que viene arrastrando durante el torneo.