Luz en Chivas, sombras en América

Se avecina una edición más del Clásico Nacional en la Perla Tapatía, Chivas recibe al acérrimo rival, un América que no pasa por buen momento futbolístico y un Rebaño donde todo es color de rosa.

Chivas llega al Clásico como amplio favorito para quedarse con los tres puntos en casa, América luce como víctima gracias al pésimo torneo que ha tenido hasta el momento. El Rebaño es el cuadro que mejor futbol desarrolla; dinamismo, verticalidad, explosividad y juventud, son las armas que ha sabido explorar y explotar el técnico argentino Matías Almeyda.

En los números, Chivas es mejor en todos las líneas que las Águilas; goles a favor (8 y 6), goles en contra (6 y 8) y puntos obtenidos hasta la fecha 6 (11 y 7). Claro, los números no juegan a la hora de rodar el balón, por no decir que no sirven de nada, pero sí marcan una tendencia en favor de un equipo, en este caso del Rebaño.

Mientras que en Verde Valle saben perfectamente que son amplios favoritos para ganarle a las Águilas, lo toman con calma y serenidad. La atmósfera en el seno rojiblanco es de tranquilidad, de risas, felicidad y con ganas de que comience el Clásico. En contraparte, las sombras tenebrosas rondan Coapa, América no pasa por su mejor momento futbolístico, la continuidad de Ricardo La Volpe está en entredicho, y mucho se jugará el próximo sábado.

Ricardo Peláez ya le dio su voto de confianza al 'Bigotón', pero los resultados y la afición son hándicap que juegan en su contra. El equipo no tiene su sello al cual nos tenía acostumbrados, quizás porque ya es un técnico más meticuloso, resultadista, 'chambista' por decirlo de alguna manera. A eso hay que sumarle que la afición americanista en las redes sociales ya piden su salida del nido. Aquí quiero abrir un paréntesis y decirles que la recisión de contrato no es problema para las Águilas, dinero hay, lo que no hay es un candidato serio y firme, sino hasta el final de torneo. Por lo tanto, es muy difícil que la directiva encabezada por Peláez, le dé las gracias a Ricardo La Volpe.

Lo normal, lo que viene escrito en el guion, es que Chivas se lleve la victoria en su casa, lugar donde el Rebaño no vence a los azulcremas desde el 2011. Si las Águilas se llevan una nueva victoria del Estadio Chivas, sería una grata sorpresa y una dosis de alegría dentro de estos malos momentos por los que atraviesa el cuadro de Coapa.

Aquí hay de dos sopas; si Chivas pierde, digamos que no pasa nada, una derrota más en el Clásico, no repercutiría tanto ni tendría tanto impacto como sí lo tendría en América. Si el conjunto de las Águilas sufre una derrota, la presión mediática sobre La Volpe será férrea; pero ojo, si América sufre un nuevo revés en tierras tapatías va a tomar relevancia el cómo lo haga; si pierde con la frente en alto, sudando la camiseta, peleando, la gente sabrá reconocer el esfuerzo. Pero, si además de perder, lo hace de manera timorata, raquítica, sin hambre, sin coraje; cuidado, que por iniciativa propia y ante las circunstancias, La Volpe deberá presentar su renuncia como director técnico de las Águilas.

Muchas cosas están en juego en la institución americanista, el agua la tiene en el cuello Ricardo La Volpe, los jugadores tienen que sacarla casta, el pecho y que más haciéndolo ante su acérrimo rival, en un Clásico. Chivases favorito por lo que ha venido jugando, y perder el sábado sería un duro golpe para los jugadores Rojiblancos de cara a su siguiente cotejo.

El lleno en el Estadio Chivas está asegurado para este sábado, América tiene que dejar de ser la sombra de lo que fue el torneo anterior y despertar de una buena vez. Chivas tiene una inmejorable oportunidad para vencer y a las Águilas y darle una grata alegría a su afición y de paso, poner en la guillotina a Ricardo La Volpe.



Twitter: @WillyAsva