Fracaso tras fracaso

Hace tan solo una semana hablamos en este espacio sobre las posibilidades que tenía el Tri olímpico para revalidad la preciada y anhelada medalla de oro en Rio 2016, intentar hacer lo que los pupilos de Luis Fernando Tena hicieron hace cuatro años.

Tristemente el sueño llegó a su fin el pasado miércoles, donde ni si quiera pasamos de la fase de grupos, algo inimaginable hasta antes del inicio de la justa olímpica. El objetivo era estar en lo más alto del pódium, hacer lo mismo que hace cuatro años no era algo descabellado, decíamos todos ¿si en Londres 2012 se pudo, por qué en Rio 2016 no?

Como lo mencioné en mi texto anterior; son otros tiempos, otros jugadores, una historia nueva, un camino nuevo que recorrer, muchos obstáculos que sortear, entre ellos, el más importante; vencer sus propios miedos.

Rescato un fragmento del texto anterior: "El "Potro" Gutiérrez llevó a la justa olímpica a un grupo de jóvenes con experiencia en Primera División, comandado por Oribe Peralta; el estandarte, el guía, el líder, y quien lleva la responsabilidad sobre sus espaldas para encaminar a este grupo de muchachos para estar en la cima del pedestal en la entrega de medallas".

Pues bien, cobra relevancia este párrafo porque tras la fractura de nariz de Oribe Peralta (que lo alejará de las canchas por aproximadamente un mes) que sufrió ante Fiji, el Tri fue otro ante Corea, selección ante la que se jugaba el pase a la siguiente fase y se falló. Esto no quiere decir que con el "cepillo" en la cancha haya sido otra la historia, pero definitivamente el golpe anímico mermo psicológicamente al grupo. Además, otra ausencia importante fue la de Rodolfo Pizarro, también por fractura (de peroné). Oribe y Rodolfo eran jugadores claves en el once titular del "Potro" Gutiérrez, no quiero justificar el fracaso, pero sin duda con estos dos hombres sobre la cancha otra historia estaríamos relatando.

El daño ya está hecho, un fracaso más se consumó en tan solo semanas de diferencia, el otro ya todos lo conocemos; el humillante 7-0 ante Chile. Se sabe de antemano que factores extra cancha ayudaron a que este revés se consumara. No se supo gestionar adecuadamente a los refuerzos, la FMF priorizo y "echó toda la carne al asador" a la Copa América Centenario porque ese torneo si era económicamente rentable, atractivo e "interesante", no así unos Juegos Olímpicos, que para la FMF no rentable. A estos imponderables agréguenle las negativas de algunos dirigentes para apoyar al 100%.

Insisto, no buscó justificar para nada el fracaso, pero si hay que ver ambos lados del prisma y no cargarle toda la mano a los jugadores y técnico, sino también a los directivos que han dejado de manifiesto su incapacidad e ineptitud, y que son los principales actores de un par escandalosos fracasos... Más los que se acumulen.