Experimento llamado Copa América

La Selección Mexicana ha disputado 180 minutos en esta edición conmemorativa de la Copa América Centenario 2016, 90 ante Uruguay y 90 ante Jamaica. De esos 180 minutos el Tri de Juan Carlos Osorio ha exhibido dos caras, dos polos totalmente opuestos. El resultado y el balance han sido positivo hasta el momento, más no satisfactorio y mucho menos convincente.

Las rotaciones de jugadores, los ensayos tácticos, son algunas de las imponderables que han marcado estos dos partidos ante los Charrúas y Reggae Boyz. Estos cambios le han acarreado varias críticas al "profe" Osorio, tanto a favor como en contra. Lo que sí ha quedado de manifiesto son los movimientos metódicos, donde se exhibe la falta de trabajo y coordinación entre las líneas.

Lo curioso es que, ante su similar de Venezuela, donde por cierto se disputará el primer lugar del grupo, Juan Carlos Osorio ha manifestado que las rotaciones continuaran "para observar a los jugadores que han tenido poca o nula actividad". Es decir, el técnico nacional se está curando en salud, bajo la premisa de "querer observar" a todos sus jugadores. Y, a partir de los cuartos de final, jugar con una base sólida después de probar a sus pupilos durante la fase de grupos.

Gracias a este manoseo de jugadores y movimientos tácticos, el Tri no ha sido convincente y se han ganado una ola de críticas. Sobre todo en defensa, donde es verdad, han recibido un solo gol en ocho partidos, pero la pregunta es ¿en cuántos de ellos han sido figuras los porteros? Así es, en todas. Ahí tienen la respuesta. Dirán algunos, pero los resultados positivos se están dando, que es lo importante. Pero más allá de este argumento, nos debe importar el cómo se den estos resultados ganes o pierdas. Hasta el momento se ha ganado, los triunfos de alguna manera maquillan los errores y las carencias que pasan desapercibidas gracias al somnífero del triunfo.

Cuando llegue el primer revés para Juan Carlos Osorio, entonces nos estaremos dando cuenta de los errores y empezaremos a escudriñar para detectar desde dónde comenzó todo. Mientras tanto, los resultados se le están dando al "profe", por lo que navega con ese estandarte y es su escudo ante las críticas.

Espero y deseo que siga esta buena racha del Tri, que Juan Carlos Osorio siga disfrutando del y su momento, porque camina con banderas desplegadas con la leyenda: "el fin justifica los medios". Cuando llegue la primera derrota y bajo qué circunstancias, no me imaginó el discurso del técnico nacional, porque a partir de ese momento, comenzará a probar las mieles de la presión nacional.



twitter: @WillyAsva