Cristiano y Messi, polos opuestos

Este ha sido un verano sui géneris, donde hemos visto algo poco común en los dos mejores futbolistas de la última década. Tanto al astro portugués, como al argentino, los vimos derramar lágrimas, dejando en claro que también son humanos. Mientras uno llora por la impotencia de no poder llevar a su selección al pedestal continental, el otro derrama lagrimas porque por fin vio coronarse a su selección.

Cristiano Ronaldo y Lionel Messi han dado de qué hablar en este verano, más allá de sus logros o fracasos, éxitos o derrotas, nos dimos cuenta cuán diferentes son uno del otro. Ambos tienen el don del liderazgo, mientras uno lo trasmite positivamente, otro lo hace negativamente.

Un líder puede influir en sus seguidores para bien o para mal, aquí es el parteaguas del tema. Para quienes dicen que Lionel Messi no es un líder en su selección, temo decirles que si lo es. Quizás tenemos la idea errónea de que el liderazgo de un futbolista es gritar, mandar, etc., y sí, es parte de, pero no lo es de un todo, ni mucho menos es indispensable. Un líder es una persona que influye sobre los demás, y Messi, tras fracasar una vez más en su lucha por conquistar la Copa América influyó para que sus compañeros lo siguieran para renunciar a la selección Argentina. Entonces, ¿queda claro que Lionel Messi sí es un líder? Negativo pero lo es.

Aunque muchos no estarán de acuerdo, el astro argentino podrá portar el gafete de capitán, ser el mejor jugador –para muchos- del mundo, pero eso no lo exime de ser un líder natural, Messi carece de liderazgo dentro de la cancha, porque fuera de ella lo es.

La otra cara de la moneda es Cristiano Ronaldo, un líder tanto dentro como fuera de la cancha. En la pasada Final de la Eurocopa dio muestra de ello. Muchos dirán: "pero ni jugó" -tras salir lesionado a los pocos minutos del arranque del partido-, ahí es donde cobra relevancia el liderazgo de Cristiano. Si estando en la cancha es un jugador que grita, ordena, pelea, pone el ejemplo a sus compañeros, estando fuera de la cancha no dejó de hacerlo. El capitán portugués influyó en sus compañeros, en sus seguidores, ya que aún estando en el banquillo lo seguían respetando y fue factor para que Portugal consiguiera el histórico título europeo.

No comparto la idea de confrontar a Cristiano Ronaldo y a Lionel Messi futbolísticamente, como lo he dicho siempre, estos dos virtuosos del futbol no se comparan, se disfrutan. Dejemos de perder el tiempo en tratar de poner a uno por encima del otro, ya que sus éxitos y fracasos, se encargaran de poner a cada uno en su lugar dentro de la historia del futbol. Por el momento, esta partida la ganado Cristiano Ronaldo.