Atlético de Madrid; y los caprichos del futbol

Las semifinales de la UEFA Champions League están en marcha. Tanto en el Etihad Stadium como en el Vicente Calderón, fueron los testigos de dos cotejos que prometían, que en el guión se prestaban para ofrecernos platillos dignos de una noche de gala. La crónica en Manchester fue bastante amarga, pobre, exiguo. Un juego que prometía degustarse exquisitamente, terminó siendo agrio, acedo, sin sabor. El platillo fuerte se presenció en Madrid, en el mismísimo Calderón.

El futbol es tan impredecible y sui generis, que, cuando menos te lo esperas suele darte gratas o amargas -si eres el afectado- experiencias. Para hacer una referencia a lo que acab de mencionar; retrocedamos unos días, cuando en Anfield, el Borussia Dortmund tenía la mesa servida para avanzar a las semifinales de la Europa League, pero, en la segunda parte, los pupilos de Jürgen Klopp lograron lo inimaginable; no sólo empataron a los alemanes, sino que le dieron la vuelta al marcador después de ir 3-1 abajo, cuando todo parecía que había terminado para The Reds. En los minutos de compensación (90+1), el defensa Dejan Lovren se eleva por los aires y con un soberbio remate de cabeza vence a Weindenfeller para darle el pase a las semifinales al Liverpool. Una historia, un final, un libreto, un guión, que ni si quiera el mejor productor de cine en Hollywood pudiera escribir. El final de la historia ya todos la conocemos. El punto es que, en el futbol nada está escrito desde el silbatazo inicial hasta el final, y queda claro que, cuando la pelota rueda, nada está escrito y todo puede pasar.

¿A dónde quiero llegar con esto? Simple; el futbol que desarrolla el Atlético de Madrid puede no gustar a muchos, no ser vistoso, ni brillante, ni estético, como el de los otros tres que protagonizan las semifinales de la Champions League. El sistema e ideología futbolística de Diego Simeone (sobra decir que es defensivo) le ha dado resultados; marcha primero en la Liga junto al FC Barcelona con 82 puntos y está en la pelea por el título a falta de tres jornadas para que termine la temporada. Mientras que, en la Champions, ya eliminó al actual campeón de la Eredivisie en los octavos: al PSV; ya dejó en el camino al actual campeón de la liga espéralos y d ella Champions League en cuartos: al Barcelona; y está a 90 minutos de suprimir al campeón de la Bundesliga en semifinales: Bayern Múnich.

Es decir, el 'Cholismo' ya es una realidad; efectivo, ponderando la garra la lucha y defender a capa y espada con el cuchillo entre los dientes cada pelota. Muchos podremos criticarles sus doctrinas, pero el fin justifica los medios. Curiosamente, El Atlético de Madrid fue el único equipo que anotó en las semifinales. Cosas inexplicables, que rompen cualquier pronóstico. Estos son, uno de los muchos caprichos que nos brinda el futbol.

Hoy más que nunca, el "Catenaccio" creado por el suizo Karl Rappan a finales de los años 30¡ sigue vivo y siendo efectivo, gracias a Diego Pablo Simeone.



Twitter: @WillyAsva