El Minuto 90

La violencia

La violencia en el futbol mexicano es algo que no podemos permitir. Lo que sucedió el sábado en Guadalajara es una barbarie que no podemos dejar que empiece a ser constante.

En Europa lo dejaron crecer y sufrieron para erradicarlo. En Sudamérica es común que aficiones antagonistas se odien a muerte literalmente hablando.

Ocho policías -sí, policías- fueron golpeados con saña por seudoaficionados de Chivas en el clásico tapatío.

Es el momento de poner mano dura que realmente frene esta tendencia. Acá en Monterrey ya hemos visto enfrentamientos entre Pumas y Tigres, y Pumas y Rayados. En los viajes de los regios a Torreón también hay incidentes. Esto es una bomba de tiempo. Cómo es posible que un individuo quiera golpear salvajemente a otro solo porque le va al rival de su equipo.

No es de seres humanos, y menos tener la autoridad para extinguirla y seguirla solapando. Es el momento de que se tomen cartas en el asunto, más tarde podría costar vidas, como ya estuvo a punto de costar el sábado en Guadalajara.

Yo creo que nadie queremos eso. Las sanciones que se anunciaron ayer me parecen un buen inicio para detener esto.

El Estadio Jalisco fue vetado y el Club Atlas fue multado con 5 mil días de salario mínimo.

Además se castigó a Chivas con la prohibición de vender boletos a sus grupos de animación y al resto de los clubes venderles cuando vayan de visita. También se le pidió a Chivas que ayude a identificar al resto de los barristas que participaron en la trifulca de acuerdo a la credencialización que existe. Mientras tanto, las autoridades informaban que los detenidos no tendrán derecho a fianza. Todas estas acciones deberán ser el inicio de severos castigos. Solo así se puede acabar de tajo con estas manifestaciones de violencia.

guillermo.gonzalez@milenio.com

twitter@WillieMty