El Minuto 90

La terquedad del fracaso

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Las rotaciones de Juan Carlos Osorio son risibles e improductivas. Esa “innovación” táctica no lleva a ningún lado en eventos de primer nivel, como lo fue en la Copa Confederaciones.

No pasó nada con México: el cuarto lugar de la competencia desnudó la incapacidad estratégica del colombiano.

El ejemplo más claro y contundente fue dejar fuera a Carlos Vela del partido más importante del torneo, nada más y nada menos que contra Alemania, el Campeón del Mundo y, al final, el justo ganador del certamen.

¿Quién en su sano juicio deja fuera al mejor jugador mexicano en el duelo de una semifinal histórica? Pues aunque usted no lo crea, se le ocurrió a Osorio.

Lo peor fue la explicación: “Creímos que era mejor poner a Raúl Jiménez como extremo derecho, porque nos iba a dar más que Vela”.

Y eso no es todo. Solo él imaginó que Oswaldo Alanís era lateral izquierdo y el resultado fue catastrófico contra los teutones. Durante toda la competencia nunca se jugó con la misma defensa por culpa de las lesiones, rotaciones y los inventos desafortunados de Osorio.

Es una tristeza que la supuesta mejor selección de todos los tiempos tenga al entrenador más terco de la historia con soluciones que se convierten en problemas durante una competencia seria.

Es una lástima que el diseño de juego del entrenador prive a México de quedarse una vez más en un intento de trascender en un evento de alta competencia.

Mal Osorio, en sus conceptos y peor con esos desfiguros como mentarle la madre al técnico de Nueva Zelanda y aventarse un pleito de barrio contra un árbitro en el juego por el tercer lugar contra Portugal.

Una pobre imagen de un entrenador que perdió los papeles en un momento donde se ocupaba más su cerebro que sus pantalones para cambiar el juego en favor de la selección.

Sé que México irá al Mundial, lo que no sé es cómo nos irá con la terquedad de Osorio. No es cuestión de libretitas y pluma azul o roja. Se trata de capacidad y al colombiano le está quedando muy grande el mando del Tricolor.

guillermo.gonzalez@milenio.com

twitter@WillieMty