El Minuto 90

La selección mexicana

Si México gana un partido de Copa del Mundo ya los hacemos campeones y si pierde un partido amistoso los juzgamos como los peores.

Así es el periodismo mexicano en su mayoría. Somos un periodismo con muy poca información, con poco criterio y con un limitado análisis.

Veo, leo y escucho a los periodistas del DF y no aportan nada en su gran mayoría, al aficionado lo traen mareado. Unos actúan deliberadamente como porristas y otros le dan con la cacerola al Piojo.

Es un medio extremista el que vive la selección. La realidad del asunto siendo objetivos, es que ni somos los mejores, pero tampoco somos los más malos. Somos una selección que entretiene, que lucha, que pelea y que si la fortuna nos acompaña ganamos algún partido contra un gigante de vez en cuando.

También hay que decir que a veces la fortuna no nos acompaña y metemos la pata tremendamente. Van Gaal lo dijo hace unos días con mucha claridad: “El gol que Chicharito le metió al Atlético en Champions para meter al Madrid en semifinales, no lo hace más bueno, sigo pensando lo mismo de él”.

Con esta claridad un periodista tiene que referirse cuando le toca hacer un análisis. El público no tiene la culpa de tener a un periodismo extremista. No pidamos la cabeza de Miguel Herrera si no gana la Copa de Oro.

Con Miguel o sin Miguel, México va a seguir siendo el mismo. No vamos a avanzar mientras el sistema siga consumiendo al talento, mientras los promotores, técnicos y directivos estén coludidos para su beneficio personal.

El día que el sistema cambie, el futbol mexicano crecerá. Tenemos enfrente de nosotros a la MLS y a la selección de Estados Unidos -de la cual soy hincha- haciendo las cosas notablemente, buscando la meta colectiva, el bien común, la perseverancia de grupo.

Eso es lo que falta aquí en México. Con el Piojo, La Volpe, Hugo, Lapuente, Chepo, Tuca, Matosas o Mohamed, la selección seguirá siendo la misma de siempre. Hay una generación de jóvenes muy talentosos que juegan en Europa que no están contaminados y Dios quiera sigan así, porque el futuro está más presente que nunca. Solo que pocos lo podemos ver.  

 

guillermo.gonzalez@milenio.com

twitter@WillieMty